HORA SANTA: BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS

EXPOSICION

DE RODILLAS

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

PANGE LINGUA.

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium,
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.

Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus,
Miro clausit órdine.

In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.

Verbum caro, panem verum,
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum.
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum,
Sola fides súfficit. Canta, oh lengua,
el misterio glorioso del cuerpo
y de la Sangre preciosa,
que el Rey de las naciones,
Fruto de un vientre generoso,
derramó en rescate del mundo.

Nos fue dado,
nos nació de una Virgen sin mancha;
y después de pasar su vida en el mundo,
una vez propagada la semilla de su palabra,
Terminó el tiempo de su destierro,
Dejando todo, en admirable orden.

En la noche de la Última Cena,
Sentado a la mesa con sus hermanos,
Observada la ley en el ritual de ese banquete, se dio con sus propias manos,
Como alimento para los doce.

El Verbo encarnado, pan verdadero,
lo convierte con su palabra en su carne,
y el vino puro se convierte en la Sangre de Cristo.
Y aunque fallan los sentidos,
Solo la fe es suficiente,
para fortalecer el corazón en la verdad.

ESTACION AL SANTISIMO

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.
El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

CREEMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.
Padre Nuestro, Ave María y gloria al Padre.

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.
Al santísimo y dignísimo sacramento.

CANTO

Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que dio en la cruz.

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.
El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.
Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.
Al santísimo y dignísimo sacramento.

CANTO

Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz bajaste por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu Sangre, nos das sin cesar.

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.
El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.
Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.
Al santísimo y dignísimo sacramento.

CANTO

Espero Jesús, mío, en tu suma bondad,
poder recibirte con fe y caridad.
Entre su ovejas esta, el Buen Pastor,
en vela continua lo tiene el amor.

COMUNIÓN ESPIRITUAL

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven a lo menos
Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que me separe de Ti Amén.

CANTO

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
Los ángeles cantan y alaban a Dios

CONTINUAMOS DE RODILLAS

ACTO DE PREPARACION

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS: Amen.

MINISTRO: Señor mío Jesucristo,………….

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

NOS PONEMOS DE PIE

PROCLAMACION DE LA PALABRA

DEL PROFETA EZEQUIEL. 34, 11-16; 23-30.

Así dice el Señor Yahvé: “Aquí estoy yo; yo mismo cuidaré de mi rebaño y velaré por él. Como un pastor vela por su rebaño cuando se encuentra en medio de sus ovejas dispersas, así velaré yo por mis ovejas. Las recobraré de todos los lugares donde se habían dispersado en día de nubes y bruma… Las pastorearé por los montes de Israel… Las apacentaré en buenos pastos… Yo mismo apacentaré mis ovejas y yo las llevaré a reposar. Buscaré la oveja perdida, tornaré a la descarriada, curaré a la herida, confortaré a la enferma… Yo suscitaré un solo pastor que las apacentará, mi siervo David,…. él las apacentará y será su pastor… Ustedes, ovejas mías, son el rebaño humano que yo apaciento, y yo soy su Dios”.

PALABRA DEL DIOS.

TODOS: TE ALABAMOS SEÑOR.

EX PROPHETIA EZECHIELIS. 34, 11-16; 23-30.

Quia haec dicit Dominus Deus: “Ecce ego ipse requiram oves meas et visitabo eas. Sicut visitat pastor gregem suum in die, quando fuerit in medio ovium suarum dissipatarum, sic visitabo oves meas et liberabo eas de omnibus locis, in quibus dispersae fuerant in die nubis et caliginis………………….……. et pascam eas in montibus Israel…………..In pascuis uberrimis pascam eas…..ibi requiescent. Ego pascam oves meas et ego eas accubare faciam. Quod perierat, requiram et, quod eiectum erat, reducam et, quod infirmum erat, consolidabo……………Et suscitabo super eas pastorem unum, qui pascat eas, servum meum David; ipse pascet eas et ipse erit eis in pastorem. et scient quia ego Dominus Deus eorum cum eis, et ipsi populus meus”.

DEO GRATIAS.

NOS PODEMOS SENTAR

REFLEXION DEL SACERDOTE

BREVE MEDITACION

RELEXION GENERAL

LECTOR: Dios se había llamado muchas veces, a sí mismo, “Pastor de Israel”,….. y los Israelitas se ufanaban de tener por pastor a Dios: “Nosotros somos su pueblo, ovejas que El apacienta” (Salmos 80,2 y 95,7), a las que promete por Ezequiel que “no tendrán más que un solo pastor”, el descendiente de David. Pastor del que dice por Isaías, que “apacienta a su rebaño y lo reúne amorosamente, lleva en brazos a los corderos y conduce con delicadeza a las ovejas que acaban de ser madres” (Is. 40,11). O sea, un pastor, todo amor.

Con imagen sencilla, atrayente, amorosa, expresiva, Jesús se define a sí mismo: “Yo soy el buen pastor”, el cual se dirige a nosotros con cariño: “No teman, mi pequeñito rebaño”, porque “yo soy el buen pastor, que conozco a mis ovejas” “y las llamo a cada una por su nombre”. No tengo más ilusión que formar “un solo rebaño, con un solo pastor”. Alimento a mis ovejas, a las que conduzco a buenos pastos y por las que yo, “expongo mi vida”. “Les doy la vida eterna, y no se perderán jamás, porque nadie me las podrá arrebatar de mi mano” (Lucas 12,32; Juan 10,11-14. 28).

Subido al Cielo, deja en la tierra como pastores que hacen sus veces al Papa y los Obispos, “puestos por el Espíritu Santo para que apacienten la Iglesia de Dios” (Hechos 20,28).

El rebaño es sólo de Cristo, como se lo expresa a Pedro, a quien le encarga el pastoreo supremo: “Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas” (Juan 21,15-17). Por eso dice de los pastores que no
han sido puestos por el Espíritu Santo: “Todos los que se presentan usurpando mi nombre son salteadores y ladrones” (Juan 10,8).
Muchas veces recitamos ese incomparable salmo 22, “El Señor es mi pastor, nada me falta, en verdes praderas me hace recostar”.

Y al rezarlo se nos va siempre el pensamiento a la Eucaristía.

¡Aquí está el Pastor, Jesús! ¡Aquí, la comida deliciosa brindada por el mismo Pastor: su propio Cuerpo y su propia Sangre! ¡Qué defendido, qué bien nutrido y robusto, qué deliciosamente querido se siente el rebaño al verse junto al altar, con Jesús, Pastor en medio de sus corderos y de sus ovejas felices!…

NOS PONEMOS DE PIE

CANTO EUCARISTICO

Eran cien ovejas, que había en el rebaño,
eran cien ovejas, que tenían pastor:
pero en un día tarde, al contarlas todas,
le faltaba una, le faltaba una y triste lloro.

Las noventa y nueve dejo en el aprisco
y por las montañas, a buscarla fue;
la encontró llorando, temblando de frio,
vendo sus heridas, la tomo en sus brazos
y al redil volvió.

Esa misma historia vuelve a repetirse,
todavía hay ovejas, que vagando están;
vagan por el mundo, sin Dios sin consuelo,
sin Fe sin consuelo, sin Dios sin consuelo
y sin su perdón.

Las noventa y nueve dejo en el aprisco
y por las montañas, a buscarla fue;
la encontró llorando, temblando de frio,
vendo sus heridas, la tomo en sus brazos
y al redil volvió.

NOS PONEMOS DE RODILLAS

ORACION

MINISTRO: Señor Jesús, Tú eres mi Pastor, Me conoces y me llamas por mi propio nombre. Me alimentas con tu Cuerpo y con tu Sangre. Me cuidas con cariño insospechado. Me defiendes con tenacidad y nadie ni nada me podrá arrancar de ti. Haz que nunca me escape de tu rebaño, soñando en otros amores y en otras praderas, en las que sería presa del lobo infernal. Jesús, Pastor que te me das del todo y nada me falta…

ACLAMACIONES

LECTOR: Jesús, Pastor del nuevo Israel de Dios.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, Pastor supremo de la Iglesia
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, que diste la vida por tus ovejas.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, que amas entrañablemente a tu rebaño.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, que me conoces por mi propio nombre.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, que cuidas amorosamente de mí.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, que me defiendes de todo peligro.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, que me nutres con tus mejores pastos.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.

LECTOR: Jesús, que me alimentas con el pan de la Palabra
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, que me nutres con tu propio Cuerpo.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, que me confías a los Pastores de tu Iglesia.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.
LECTOR: Jesús, que me llevas con seguridad al redil del Cielo.
TODOS: Contigo nada me puede faltar.

MINISTRO: Señor Jesús….

TODOS: que te llamas, a ti mismo, “El Buen Pastor”….. Sí, Tú eres el Pastor eterno, que en verdes praderas, junto a la fuente del agua viva, me haces descansar. Tú me conoces, me amas, me alimentas y me defiendes. Que yo me mantenga fiel a tu Iglesia Santa, en la que quiero vivir y morir.

MINISTRO: Madre María,….

TODOS: Madre del Buen Pastor y custodia de su rebaño, Haznos dulce compañía a todas las ovejas, que formamos la grey de Cristo. Atrae, con tu amor de Madre, a los que están fuera, hasta que formemos todos un solo redil, bajo el cayado de un solo Pastor, Cristo Jesús.

NOS PONEMOS SENTAR

COMPROMISO

MINISTRO: Es tan exigente como bella esta página evangélica del Buen Pastor. Me pide, ante todo, amor a Jesucristo mi Pastor, al que no puedo dejar solo en su Sagrario, en torno al cual quiere ver a sus corderos y a sus ovejas. Me pide hambre de la Palabra y de la Comunión, con las que me nutre, como mi Pastor. Me pide unión con mis hermanos, de los cuales no me debo separar y a los que no puedo nunca abandonar. Me pide fidelidad a la Iglesia, redil del rebaño de Cristo, con cuyos pastores, el Papa y los Obispos, he de estar siempre, sabiendo que estando con ellos, estoy con Jesucristo.

BREVE TIEMPO

NOS PONEMOS DE PIE

CANTO EUCARISTICO

El Señor es mi Pastor,
La vida ha dado por mí.
Yo su voz he de escuchar,
Y suyo siempre seré.

Yo soy el buen pastor,
Doy la vida a mis ovejas.
Por su nombre yo las llamo
Y con gran amor me siguen.

El Señor es mi Pastor,
La vida ha dado por mí.
Yo su voz he de escuchar,
Y suyo siempre seré.

Mis ovejas mi voz oyen
Y me siguen por doquier,
Yo les doy la vida eterna
Y ellas no verán la muerte.

El Señor es mi Pastor,
La vida ha dado por mí.
Yo su voz he de escuchar,
Y suyo siempre seré.

Yo conozco a mis ovejas
Y ellas también me conocen.
Como el Padre me conoce
Y también conozco al Padre.

El Señor es mi Pastor,
La vida ha dado por mí.
Yo su voz he de escuchar,
Y suyo siempre seré.

Tengo otras ovejas lejos
Y es preciso que las traiga,
Mi llamado escucharán
Y se hará un solo rebaño.

PRECES

LECTOR: Señor Jesucristo, que quieres implantar en todo el mundo tu reinado de amor.

TODOS: no permitas que tu rebaño se disperse y te abandone.

LECTOR: Señor Jesucristo, que toda la Iglesia reconozca en el Papa, tu Vicario, el signo visible de la unidad y de la caridad en la única fe.

TODOS: congrega a todos los bautizados en el único aprisco, bajo la custodia del único Pastor, que eres Tú.

LECTOR: Señor Jesucristo, que todos los que trabajan por el Reino y te ayudan respondiendo a tu voz.

TODOS: busquen ante todo a los hombres y mujeres que sufren, los pobres, los enfermos, los oprimidos y no olviden a los más necesitados de tu gracia, los pecadores que se han alejado de ti.

LECTOR: Señor Jesucristo, te pedimos por nuestra comunidad, por nuestro grupo, por los que venimos a adorarte en tu Sagrario.

TODOS: que crezcamos en fe, confianza y amor, para que nutridos con la riqueza de tus pastos, vivamos a plenitud la vida de la Gracia.
Padre nuestro.

PADRE NUESTRO
CANTADO

MINISTRO: Señor Sacramentado, que en la Eucaristía eres más Pastor que nunca, Haz que escuchemos los silbos que nos lanzas desde tu Sagrario, para acudir a ti, nutrirnos de ti, permanecer contigo y gozar de esos amores que sólo conocen los que son tuyos de verdad. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos, Amén.

PODEMOS SENTARNOS

TESTIMONIOS

San Juan de Ribera, a pesar de sus cargos abrumadores de Arzobispo y Virrey de Valencia, se pasaba siete horas sin moverse ante la Hostia consagrada, expuesta en la custodia.

San Antonio María Claret, otro Arzobispo ocupadísimo siempre, celebra en el Escorial por la mañana, como entonces se hacía, los oficios del Jueves Santo. Reserva el Santísimo en el monumento, se arrodilla delante en un reclinatorio y allí permanece las veinticuatro horas sin moverse, hasta que comienza los oficios del Viernes Santo…

Santa Margarita María también, del jueves al Viernes Santo, se pasa catorce horas seguidas ante el monumento…

De San Juan de la Cruz, dice un testigo en el proceso: “De noche, su ordinaria estancia era delante del Santísimo Sacramento”.
Le dice uno,…..Padre, váyase a descansar un poco.
Y Juan,….Déjenme, hijos, que aquí hallo mi gloria y mi descanso.
¡Estos sí que sabían pacer junto a la fuente del agua viva, bajo la mirada del Buen Pastor!

NOS PONEMOS DE RODILLAS

ORAMOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………E INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………
Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………
Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA, nuestras intenciones particulares.

BENDICION
DE RODILLAS
TANTUM ERGO

Tantum ergo Sacraméntum,
Venerémur cérnui:
Et antíquum documentum
Novo cedat rítui;
Præstet fides suppleméntum
Sénsuum deféctui.

Genitori Genitóque,
Laus et iubilátio;
Salus, honor, virtus quoque,
Sit et benedíctio;
Procedénti ab utróque
Compar sit, laudátio.

AMEN

Veneremos, pues,
Postrados tan portentoso Sacramento;
y la antigua imagen ceda el lugar
al nuevo rito;
Fortaleza, honor,
poder y bendición;
A la fe eleve
La incapacidad de los sentidos.

Al Padre y al Hijo
sean dadas alabanza y gloria,
quien procede de uno y de otro,
le sea dada igual gloria.

AMÉN

SACERDOTE: Panem de caelo praestitisti,eis.

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

OREMUS: Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

TODOS: AMEN.

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

OREMOS: Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

TODOS: AMÉN.

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío. (Normal)
Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío. (Más fuerte)
Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío. (Más, más fuerte)

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *