Seminario Mayor

OBJETIVO GENERAL:

Que el Seminario Diocesano de Mexicali propicie la formación integral de los alumnos, para que disciernan y cultiven su vocación y se transformen en Cristo, Sacerdote, Maestro y Pastor.

Etapas de Formacion

Este tiempo de formación está dividida en tres etapas:

1. Curso introductorio
2. Facultad de Filosofí­a
3. Facultad de teología.

seminario_logo

Al Seminario mayor pueden ingresar los jóvenes que hayan terminado su preparatoria, ya sea dentro del Seminario Menor o en cualquier bachillerato avalado por la secretaría de educación.

OBJETIVOS GENERALES POR ETAPA:

Curso Introductorio:

En el Curso Introductorio se acompañará a los seminaristas en su proceso vocacional, favoreciendo su desarrollo integral a través de la dimensión humana-comunitaria, espiritual, intelectual y pastoral para que realicen un discernimiento vocacional y clarifiquen su opción al sacerdocio ministerial.

Filosofía:

En la etapa de Filosofía se acompañara a los seminaristas para que profundicen en el conocimiento del hombre, del mundo y de Dios, logrando consolidad su ser personal y capacitándolos a optar maduramente por el sacerdocio.

 Telología:

La etapa de Teología creará un clima propicio para que el seminarista logre asumir las actitudes de Cristo, Buen Pastor, a través de las dimensiones de la formación sacerdotal de manera que responda fielmente a su vocación ministerial.

seminario de mexicali

Al terminar sus estudios en el seminario, los jóvenes son destinados por el Señor Obispo a alguna labor pastoral en alguna comunidad (parroquia), o en alguna pastoral específica.

También, comienzan su preparación para la ordenación al Diaconado. La función del diácono es asistir a los sacerdotes en la predicación, la administración del bautismo, los matrimonios, la administración de las parroquias y otros servicios.

El Señor obispo decide el tiempo que los jóvenes se mantendrán en la vida diaconal.
Cuando han cumplido con el tiempo de maduración en la vida diaconal, el Obispo concede a los diáconos el Orden Sacerdotal.

AREAS DE FORMACION

La formación integral ofrecida a los jóvenes se divide en cuatro dimensiones fundamentales:

Dimensión Humana:

Que el alumno, en un ambiente comunitario, desarrolle su personalidad e identidad afectivo sexual asumiendo su realidad familiar para que pueda dar una respuesta consiente, libre y responsable, en orden a un proyecto de vida cristiana.

Dimensión Espiritual:

Que el alumno viva una experiencia fuerte de encuentro con Dios que lo motive a seguir con Cristo con generosidad y alegría, aceptando la ayuda de un acompañamiento espiritual para el discernimiento de su vocación.

Dimensión Intelectual:

Que el alumno logre una formación humanista a nivel medio superior y la madurez suficiente que le permita discernir su deseo de continuar con entusiasmo sus estudios superiores.

Dimensión Pastoral:

Que el alumno, en su proceso de formación cristiana y a través del contacto con la realidad, experimente la necesidad de su compromiso bautismal que le ayude a fortalecer su discernimiento vocacional.

EQUIPO FORMADOR

La dirección del Seminario es dada a un grupo de sacerdotes, que forman el Equipo Formador. Su labor es acompañar a los jóvenes durante su proceso de formación integral y estar atentos al desarrollo de la vivencia sana dentro del seminario.

Mons. José Isidro Guerrero Mací­as
Obispo Diocesano de Mexicali, B.C. 

Rector: Pbro. Lic. Luis Sandoval Sandoval
Prefecto de Teologí­a: Pbro. Lic. Luis Sandoval Sandoval
Director espiritual de Teología: Pbro. Lic. Carlos Correa Angel

Prefecto de Filosofí­a: Pbro. Lic. Dr. Arturo Landeros Pérez
Director espiritual de Filosofí­a: Pbro. Lic. Carlos Correa Angel

Prefecto de Introductorio: Pbro. Lic. J. Asunción Rodriguez López
Director espiritual de Introductorio: Pbro. Juan Esteban Sandoval Rodríguez

Ecónomo: Pbro. Lic. Héctor Manuel Gallardo Córdova

ALGO DE HISTORIA

Apenas recién nombrada la Diócesis de Mexicali, el primer Obispo pensó en abrir las puertas del Seminario Diocesano. El 8 de septiembre de 1968, iniciaba la historia que se ha ido forjando a lo largo de estos cincuenta años.

Podemos decir que se trata de una casa de formación que se ha forjado en tres momentos decisivos: la etapa inicial, la etapa en la que se decide tener ya el seminario mayor en ésta ciudad y la tercera, la etapa de consolidación de la estructura misma del Seminario.

La preocupación de don Manuel Pérez-Gil, nuestro primer Obispo, fue la de tener un centro vocacional de donde pudieran surgir las vocaciones al sacerdocio. Así iniciaba el Seminario Menor con una estructura muy simple de acompañamiento vocacional para aquellos que sintiendo un llamado inicial, tuvieran una preparación humano-juvenil-vocacional, que les permitiera madurar la respuesta al llamado de Dios. Constaba entonces de dos etapas: secundaria y preparatoria.

En esta etapa, se consolida físicamente la casa-seminario con la construcción de un área de recepción y salón de usos múltiples, la casa que hoy conocemos como la del curso Introductorio y las canchas a lo que ahora es la capilla del seminario.

La continuación de la formación sacerdotal, después de la preparatoria tanta filosofía, teología, se hacía en diferentes lugares: Morelia, Mich., Tijuana, B. C. Monterrey, N. L. ola Ciudad de México, en la Universidad Pontificia.

Con la llegada de quien fuera nuestro segundo Obispo, Mons. Ulises Macías, se decid empezar a trabajar por tener ya en nuestra tierra un seminario propio.

Primero se inicia el curso introductorio y paulatinamente se Irán completando los diferentes cursos filosóficos y teológicos. Esto pedirá lógicamente la construcción de espacios propios para hacer frente a las nuevas necesidades como un área de aulas, Una nueva capilla, la biblioteca los edificios que sirvieran para la habitación de los seminaristas.

Es en esta etapa cuando el seminario también se conecta ya de una manera fuerte con la organización de seminarios de México (OSMEX) y, elabora ya los programas de estudio propio según lo indica la conferencia episcopal mexicana. Esto se puede realizar gracias también aquí el seminario podrá contar un equipo formador completo para las etapas propias de la formación sacerdotal.

Propio de esta segunda etapa del Seminario fue el consolidar los estudios filosóficos con la obtención de la licenciatura en Filosofía, otorgada por la Secretaria de Educación Pública.

La tercera etapa, coincide con la llegada de nuestro tercer Obispo Mons. José Isidro Guerrero Macías. Aun cuando ya se ha completado el cuadro formador y se cuenta con instancias propias, la consolidación sigue apreciándose en todos los ámbitos propios dela formación.

Físicamente el Seminario construye la actual cocina y comedor que funciona de manera mucho más organizada, construye también la casa-habitación de las hermanas que han colaborado desde el inicio del Seminario, Hijas del Espíritu Santo y la casa-habitación de las hermanas encargadas de la cocina comedor y que hoy alberga todo lo relacionado con la Pastoral Vocacional Diocesana. También se construyen las canchas deportivas actuales.

Es importante saber qué es en esta etapa con el seminario conoce un reglamento orgánico propio y un manual de funciones como instrumentos Que servían como auxiliares en la formación sacerdotal de nuestro seminario.

Aun cuando se había trabajado desde la segunda etapa, este en esta tercera etapa cuando se dan a conocer también los perfiles de formación para cada curso, no sólo a nivel diocesano Sino también a nivel nacional, quedará bien más adelante a la aparición de los itinerarios de formación actuales de la mayoría de seminarios de México.

Es sin duda, a celebrar estos primeros 50 años de vida, cuando se puede decir que todo lleva un proceso en el que actuarios, con su providencia y espíritu y, el hombre con su entusiasmo y dones personales recibidos.

Gracias a Dios contamos con un seminario que, aunque debes ser trabajando por mejorar sus instancias físicas informativas, ha podido constituirse con ayuda de todos.

Por eso agradecemos nuevamente adiós por los tres pastores que nos ha regalado Y que ha puesto en su trabajo pastoral al seminario como un lugar imprescindible en su labor de gobierno.

Agradecemos también a todos los sacerdotes que han colaborado directamente en la formación de los sacerdotes de nuestra Diócesis, a los rectores, directores espirituales y disciplinares. A quienes ha decidido siempre colaborar como maestros en la formación sacerdotal.

Agradecemos a la comunidad de las Hijas del Espíritu Santo por ser también animadores, a través del espíritu sacerdotal propia de su comunidad, y colaboradores con su visión de femineidad y fe, como lo ha comentado el Santo Padre en “Amores Laetitia”

Y como no agradecer a nuestro querido pueblo que siempre ha estado dispuesto a sostener con su oración y ayuda desinteresada a que nuestra casa siga creciendo para poder tener “buenos y santos sacerdotes” Que Dios, quien es el dueño de nuestra historia, nos recompense. a todos. Gracias.

CONTACTO

Av. Francisco I. Madero 2000,
C.P. 21100, Mexicali, B.C., México. 
Tel: 01 +52 (686) 5 52 44 78