Contacta con nosotros

DOMINGO XVII DEL TIEMPO ORDINARIO

DOMINGO XVII DEL TIEMPO ORDINARIO
(Gn 18, 20-32 / Sal 137 / Co12, 12-14 / Lc 11,1-13)

¿Cómo está nuestra vida de oración? ¿Nos interesa comunicarnos con Dios personalmente? ¿Hemos olvidado la necesidad que existe en cada uno de nosotros de dialogar con Dios que nos ama tanto?

Dios siempre escucha nuestras suplicas, siempre. En ocasiones somos nosotros los que dejamos de conversar con él, de comunicarnos, de creer que nos escucha por mirarnos a nosotros y no tanto a él que es Misericordia.

Dios es un Padre Amoroso así lo experimentó Abraham que se pone a interceder por el Sodoma y Gomorra; la realidad de la amorosa paternidad de Dios es la que san Pablo experimentó también y que lo lleva a afirmar que aunque estuvimos muertos por nuestro pecados Él nos dio una vida nueva con Cristo, perdonándonos todos los pecados.

Sigamos el Ejemplo de los discípulos del Evangelio que se acercan a Jesús para que sea Él quien les enseñe a orar, pidámosle que nos enseñe también a nosotros a hacerlo, a confiar siempre más en su amor por nosotros y buscar en el dialogo confiado con él todas las respuestas a nuestras incertidumbres.

(P. JLSS)

Translate »