LUNES DE LA IV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

(2 Sm 15, 13-14. 30; 16, 5-13 / Del salmo 3, 2-3. 4-5. 6-7 / Mc 5; 1-20)

El día de hoy le pedimos al Señor que nos conceda bajo la inspiración del Espíritu Santo saber discernir lo que es recto, verdadero, y así experimentar el gozo de su consuelo. Se nos presentan dos ejemplos:

El primero, el rey David, que lleno de tristeza y dolor porque su hijo se ha levantado en su contra para matarlo, mira en las maldiciones de Semeí una ocasión propicia para hacer ofrecimiento a Dios, en espera de sus bendiciones ¿tenemos la capacidad de esperar la llegada de las bendiciones de Dios a su tiempo o nos desesperamos facilmente?

El segundo ejemplo, son los habitantes de Genesaret (gerasenos); Jesús libera a un poseído por un espíritu inmundo. Llama mucho la atención como el Evangelista san Marcos describe cómo esta que esta Legión de Espíritus se van a unos puercos (un animal impuro para los judíos) y éstos se precipitan al acantilado.

Pero lo realmente impresionante de esta escena es la reacción del Pueblo: no es capaz de reconocer la Misericordia de Jesús para con el poseído, se llenan de miedo por el gran poder que ha demostrado, y en lugar de rogarle a Cristo alguna ayuda para sus vidas, le ruegan que se vaya de su comarca. ¿Creemos en que Dios tiene el poder de ayudarnos, si nosotros nos dejamos, o seguimos poniendo atención en lo que le pasa a unos puercos?

Dios nos conceda contemplar su misericordia en nuestras vidas y no poner tanta atención en nuestros miedos, recordemos que: El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que habita en nosotros.

(JLSS)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *