Contacta con nosotros

JESUS, EL ENVIADO DEL PADRE

Adviento
TE INVITAMOS A ASISTIR Y PROMOVER LA HORA SANTA SEMANAL.EN CATEDRAL TODOS LOS JUEVES, SE EXPONE EL SANTISIMO Y SE DA LA BENDICION.TE ESPERAMOS ALAS 6:00 DE LA TARDE.

Descargar en documento electrónico aquí.. jesus_el_enviado_del_padre

EXPOSICION

DE RODILLAS

 

BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS,

 

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA.

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium,
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.

Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus,
Miro clausit órdine.

In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.

Verbum caro, panem verum,
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum.
Et, si sensus déficit,

Canta, oh lengua,

el misterio glorioso del cuerpo

y de la Sangre preciosa,

que el Rey de las naciones,

Fruto de un vientre generoso,

derramó en rescate del mundo.

 

Nos fue dado,

nos nació de una Virgen sin mancha;

y después de pasar su vida en el mundo,

una vez propagada la semilla de su palabra,

Terminó el tiempo de su destierro,

Dejando todo, en admirable orden.

 

En la noche de la Última Cena,

Sentado a la mesa con sus hermanos,

Observada la ley en el ritual de ese banquete, se dio con sus propias manos,

Como alimento para los doce.

 

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que dio en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz bajaste por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu Sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

CANTO

 

Espero Jesús mío, en tu suma bondad,

poder recibirte con fe y caridad.

Entre su ovejas está el Buen Pastor,

en vela continua lo tiene el amor.

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que me separe de Ti Amén.
 

 

 

CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío Jesucristo,…

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

DEL EVANGELIO, SEGÚN SAN LUCAS. 4, 14-21.

Jesús vino a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga el día de sábado, le entregaron el volumen del profeta Isaías, y halló el pasaje donde estaba escrito: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Noticia. Me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor”. Enrolló el volumen, y comenzó a decirles: “Hoy se ha cumplido esta Escritura que acaban de oír”.

 

PALABRA DEL SEÑOR.

 

TODOS: GLORIA, A TI, SEÑOR JESUS.

 

EN EVANGELIO SECUNDUM LUCAM. 4, 14-21.

Et venit Iesus Nazareth, ubi erat nutritus, et intravit secundum consuetudinem suam die sabbati in synagogam.,,,,,, Et traditus est illi liber prophetae Isaiae,…… invenit locum, ubi scriptum erat: “ Spiritus Domini super me; propter quod unxit me evangelizare pauperibus, Misit me praedicare captivis remissionem et caecis visum,dimittere confractos in remissione, praedicare annum Domini acceptum ”. Et cum plicuisset librum,…….Coepit autem dicere ad illos: “ Hodie impleta est haec Scriptura in auribus vestris ”.

 

LAUS, TIBI CHRISTE.

 

NOS PODEMOS SENTAR.

 

(REFLEXION DEL SACERDOTE)

 

BREVE MEDITACION

                                 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: Cristo ha venido, viene, y ha de venir… Son tres tiempos diferentes de una sola venida. Jesús confiesa que Él, es “el enviado del Padre” (Juan 10,36). Israel esperó durante muchos siglos, al que tenía que venir, y vino en Belén. Ahora viene cada día a su Iglesia, de muchas formas, pero sobre todo por el Sacramento del Altar.

 

Sin embargo, aquella venida primera, y la venida actual, no son más que el signo y la promesa de la venida definitiva, que se realizará al final de los tiempos, como dice el Señor en el Apocalipsis: “Miren, que vengo en seguida” (Ap. 22,12). Entonces, ya no habrá que esperar nada más, nada, porque se habrá realizado en todo y para siempre, el plan de la salvación…

 

Jesús vino antes, para revelarnos el amor de Dios nuestro Padre. Y vino, para dar al mundo, la Buena Noticia de la salvación, destinada a los pobres, que lo fían todo de Dios.

Cristo viene ahora, en la Eucaristía especialmente, para darnos la vida: “He venido para que tengan vida, y la tengan abundante” (Juan 10,10). Y vendrá, al final, para revelarnos en todo su esplendor, la gloria del Padre: “Yo les he dado, la gloria que tú me diste” (Juan 17,22), “esperanza de la gloria de Dios” (Romanos 5,2), gloria definitiva, porque “cuando aparezca Cristo, entonces también ustedes aparecerán gloriosos con él” (Colosenses 3,4)

¿Hay alguien más grande, que el Dios que envía? ¿Y hay un embajador más digno y fiel que ese Jesús, enviado por el Padre, si es su propio Hijo, y Dios como su Padre?…

 

En la espera de Cristo, al final de los tiempos, la esperanza más firme que tenemos, es la Eucaristía, “garantía de la gloria”, como la llama la Iglesia, conforme al encargo de San Pablo: “Cada vez que coman del Pan y beban del Cáliz, anuncien la muerte del Señor, hasta que venga” (1Corintios 11,26).

 

Jesucristo Sacramentado es el mismo que vino, el que viene continuamente a su Iglesia para santificarla y el que vendrá glorioso al final del mundo. Y la Eucaristía es el memorial, que nos hace presente lo que pasó una vez, y nos dice lo que vendrá definitivamente al fin. Por eso, la Eucaristía es la fuente de donde brota y la cima en que acaba, toda la vida cristiana.

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

Un pueblo, que camina por el mundo,

Gritando: “Ven Señor”.

Un pueblo, que busca en esta vida,

la gran liberación.

 

Los pobres siempre esperan el amanecer,

de un día más justo y sin opresión.

Los pobres hemos puesto la esperanza en ti:

“Libertador”.

 

Un pueblo, que camina por el mundo,

Gritando: “Ven Señor”.

Un pueblo, que busca en esta vida,

la gran liberación.

 

Salvaste nuestra vida de la esclavitud,

esclavos de la ley, sirviendo en el temor.

Nosotros hemos puesto la esperanza en ti:

“Dios del amor”.

 

Un pueblo, que camina por el mundo,

Gritando: “Ven Señor”.

Un pueblo, que busca en esta vida,

la gran liberación.

 

El mundo, por la guerra sangra sin razón,

familias destrozadas buscan un hogar.

El mundo tiene puesta la esperanza en ti:

“Dios de la paz”.

 

Un pueblo, que camina por el mundo,

Gritando: “Ven Señor”.

Un pueblo, que busca en esta vida,

la gran liberación.

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

ORACION

 

MINISTRO: ¡Cuánto, que te esperó el mundo, Señor Jesús! Y ahora, que te tiene consigo, se mantiene alejado de ti. Lo peor es, que te sientes muchas veces solo, porque los tuyos no contamos contigo, como debemos. Viniste para revelarnos al Padre, y el mundo vive sin Dios. Vienes ahora en el Sacramento, y los hombres no te reciben. Volverás glorioso un día, y nos dices que no encontrarás fe. ¿A quién iremos, Señor, si no vamos a ti?… Haz que te aceptemos ahora con fe y con amor. ¡Ven, Señor, que te abrimos las puertas de nuestro corazón!

 

ACLAMACIONES

 

LECTOR: Jesús, que eres el Salvador, prometido por el Padre.

TODOS: ¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, a quien esperaron anhelantes los siglos.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que viniste un día al mundo y naciste en Belén.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que viviste en la tierra, como uno más de nosotros.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que ahora nos visitas cada día, en el Sacramento.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que volverás glorioso, al final de los tiempos.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que eres nuestra única esperanza de salvación.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que quieres encontrarnos en vela y oración.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que eres, la prenda de nuestra resurrección.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que vienes, para llevarnos al Padre.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que vienes, para darnos vida inmortal.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

LECTOR: Jesús, que nos buscas, para tenernos siempre contigo.

TODOS:¡Ven, Señor, a mi corazón!

 

MINISTRO: Señor Jesús….

TODOS: nosotros no te hacemos falta a ti, pero nosotros sin ti nos hubiéramos perdido, y por eso viniste a buscarnos, para darnos la vida. Cada día nos visitas de nuevo con tu Gracia, y te haces presente entre nosotros, con la Eucaristía. ¡Que sepamos aceptarte, cada vez, con más amor!

 

MINISTRO: Madre María,….

TODOS: que con tu “¡Sí!” generoso, trajiste el Salvador al mundo, y nos lo sigues trayendo a nuestros corazones., haz que sepamos recibirlo con la misma fe y amor, con que Tú, le diste cabida en tu Corazón Inmaculado. Sólo así podremos corresponder al amor infinito, con que el Hijo de Dios e hijo tuyo, vino a salvarnos.

NOS PONEMOS SENTAR

 

COMPROMISO

 

LECTOR: Si Cristo vino al mundo y está en el mundo, ¿no merecemos el reproche del Bautista: “En medio de ustedes está uno, a quien no conocen?”… El esperado de los siglos, está ahora con nosotros en su Sagrario, ¿y vamos a Él, y sabemos llevar a todos los hermanos hacia ese Jesús, que es ahora nuestra salvación y mañana será nuestra gloria? Al venir al mundo, el Dios invisible, se hizo carne en las entrañas de María. Ahora está entre nosotros, con apariencia de pan. ¿Nos habrá de repetir el Evangelista que, viene a los suyos y los suyos no le reciben?…

 

BREVE TIEMPO      

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

 

Ven, ven Señor, no tardes;

Ven, ven, que Te esperamos.

Ven, ven Señor, no tardes;

Ven pronto, Señor.

 

El mundo muere de frío,

el alma perdió el calor;

Los hombres no son hermanos,

el mundo no tiene amor.

Envuelto en sombría noche,

el mundo sin paz, no ve.

Buscando va, una esperanza,

buscando, Señor, tu fe.

 

Al mundo le falta vida,

al mundo le falta luz;

Al mundo le falta el cielo,

al mundo le faltas Tú.


 

PRECES

 

LECTOR: Jesús, Señor nuestro, que sigues ofreciendo y dando tu vida a los pobres, que vienen a ti,

 

TODOS: nosotros queremos acogerte siempre, en nuestros corazones.

 

LECTOR: El mundo busca anhelante un salvador, sin reconocer que el Salvador verdadero eres Tú, el Enviado de Dios,

 

TODOS: haz que todos te reconozcan y den contigo en sus vidas.

 

LECTOR: Ante los campos, con la cosecha ya en sazón,

 

TODOS: suscita en tu Iglesia muchos evangelizadores, que anuncien a todos los pueblos, la salvación que Tú nos has traído, y sigues ofreciendo por tu Iglesia.

 

LECTOR: Que se eliminen la injusticia y la guerra, de la faz del mundo,

 

TODOS: y todas las naciones se dispongan, con más facilidad, a acoger el mensaje del amor que cada día nos ofreces, como una novedad, con tu presencia viva en el Sacramento del Altar.

 

 

PADRE NUESTRO

CANTADO

 

 

MINISTRO: Señor Sacramentado, aquí en la Eucaristía repites sin cesar, el prodigio de amor, con que un día viniste a nosotros, en Belén. Allí no encontraste, más corazones que te amasen, sino los de María, José, y unos cuantos pastores. Aquí queremos que halles cabida en todos nosotros, que te amamos y te recibimos con brazos muy abiertos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

PODEMOS SENTARNOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TESTIMONIOS

 

LECTOR: El Papa, Juan Pablo I, se acerca a su Secretario particular, quien nos cuenta, el diálogo sostenido con el Santo Padre:

 

Padre, ¿puedo pedirle un favor? ¿Puede celebrar mañana la Misa, por mí?

Sí, Santidad. Con frecuencia la celebro por Vuestra Santidad.

¡Oh, no! No se trata de eso. ¿Puede celebrarla usted, y hacerle yo de monaguillo? Me gustaría ayudarle la Misa…

 

El Secretario, Mons. Magee, quedó desconcertado.

Y siguió el Papa:

No tenga miedo. Hago esto por mi bien espiritual. Tengo necesidad de hacerlo. Esto me hace mucho bien.

 

Y el Papa ayudaba la Misa, y recibía después humildemente, la bendición del sacerdote: Por tres veces, en sólo 33 días de pontificado, repitió este gesto de humildad y de fe. Y añadía a su Secretario:

“Cuando ayudo su Misa, estoy seguro de servir, a la Persona de Cristo”.

 

Federico Ozanam, el gran caballero cristiano, Fundador de las Conferencias de San Vicente de Paúl, no dejaba nunca la Misa. Y era frase suya: “Conviene „perder? diariamente media hora, en asistir a la Misa, para ganar todas las veinticuatro horas del día”.

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

                                          

ORAMOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………E INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

 

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………

Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………

Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA, nuestras intenciones particulares.

BENDICION

de rodillas

TANTUM ERGO

 

 

Tantum ergo Sacraméntum,

Venerémur cérnui:

Et antíquum documentum

Novo cedat rítui;

Præstet fides suppleméntum

Sénsuum deféctui.

 

Genitori Genitóque,

Laus et iubilátio;

Salus, honor, virtus quoque,

Sit et benedíctio;

Procedénti ab utróque

Compar sit laudátio.

 

AMEN

 

 

Veneremos, pues,

Postrados, tan portentoso Sacramento;

Y la antigua imagen ceda el lugar

Al nuevo rito;

La fe eleve

La incapacidad de los sentidos.

 

Al Padre y al Hijo

Sean dadas alabanza y gloria,

Fortaleza, honor,

Poder y bendición;

quien procede de uno y de otro,

Le sea dada igual gloria.

 

AMÉN


 

SACERDOTE: Panem de caelo praestitisti, eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS: Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

OREMOS: Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

(ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE)

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más, más fuerte)

 

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *