Contacta con nosotros

VIERNES DE LA SEMANA VII DEL TIEMPO ORDINARIO

(St 5,9-12 / Sal 102 / Mc 10,1-12)

¿Soy una persona sincera? ¿Mi sinceridad (o falsedad) se rige por mi conveniencia personal o por la verdad? Son preguntas a las que las lecturas de este día nos llevan, pues además de reconocer que la palabra del Señor es la Verdad hemos pedido ser santificados por su medio.

En estas preguntas se incluye también a Dios, ya que muchas veces aceptamos de nuestra fe solamente lo que nos gusta y “conviene”, pero en aquello en lo que se nos pide un mayor esfuerzo y compromiso buscamos hacer interpretaciones personales. Justificar nuestro incumplimiento.

Así se acercan los fariseos a Jesús, no buscaban una explicación de la Palabra de Dios, buscaban ponerle a prueba. ¿Nos acercamos a Jesús para que nos enseñe cual es la voluntad del Padre, para vivirla o para qué?

En la carta del apóstol Santiago se nos invita a soportar los sufrimientos sin perder de vista que el Señor es compasivo y misericordioso, aceptando que nunca dejará de protegernos, acompañarnos y amarnos. En esta certeza debe cimentarse nuestra fe, para que sea madura y sincera. Que nuestro sí siempre sea sí y nuestro no siempre sea no.

(P. JLSS)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *