Contacta con nosotros

IV DOMINGO DE PASCUA DOMINGO DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES

 

(Hch 13, 14. 43-52 / Sal 99 / Ap 7, 9.14-17 / Jn 10, 27-30)

¿En verdad considero a Jesús como mi Pastor? Es hermosa esta imagen dada por Jesús en el Evangelio de este día, se muestra cómo mira a todos los que nos acercamos a él: “como un don del Padre”.

La identificación del ministerio de Jesús y el trabajo de un pastor nos dice que para Dios significamos mucho, que somos un rebaño valiosísimo que merece ser guiado, protegido totalmente por el que vale la pena dar la vida.

Con tal Pastor no debemos temer a sufrir hambre, ni sed, ni que nos queme el sol, ni que nos agobie el calor. Ya que tenemos certeza de que él nos conducirá a las fuentes del agua de la vida, y será él mismo quien enjugará toda lágrima de nuestros ojos.

¿Qué debemos hacer para conseguir esto? Escuchar la voz de Jesús y seguirle sin temor, confiando en su amor y en su gracia.

Que el Espíritu Santo nos dé la plena confianza en nuestro Buen Pastor, para no temer a nada de lo que venga, ya que es él quien siempre acompaña nuestro caminar.

Pidamos por todas las vocaciones, para que Dios nuestro Padre envíe más operarios para llevar su mensaje a aquellas ovejas que no se saben salvadas y acompañadas.

(P. JLSS)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *