Contacta con nosotros

DOMINGO DE LA DIVINA MISERICORDIA – II DE PASCUA

(Hch 2, 42-47 / Sal 117 / 1 Pe 1, 3-9 / Jn 20, 19-31)
#meditaciondelevangelio
Bendito sea Dios por su gran misericordia que nos concedió renacer a la esperanza de una vida nueva… porque si aquel que pago por nuestros pecados fue resucitado, significa que a los que nos adhiramos a lo ya pagado nos tocará la misma suerte ¿no? ¿Quién de nosotros si le dieran elegir entre algo de poco valor y otra cosa de mucho se iría por la de poco?

Esto nos debe hacer reconocer que Dios nos protege con su poder a cada uno de nosotros, por eso debemos alegrarnos porque Dios nos ha salvado porque quiso hacerlo, porque su misericordia es eterna; sólo siendo conscientes de lo profundo de estas palabras podremos entender la exhortación a alegrarnos aun cuando ahora tengamos que sufrir un poco por adversidades, porque entre morir para siempre o permanecer fieles a la oferta de Vida Eterna es obvio lo que tendríamos que elegir.

Conmemorar la Divina misericordia, es conmemorar este inmenso gesto de amor de Dios al dar su vida por nosotros, en el Evangelio contemplamos al Señor Jesús que al mostrarse resucitado a los discípulos, antes de cualquier cosa, les dijo: “La paz esté con ustedes”. Y dicho esto, les mostró las manos y el costado. Y ante la incredulidad de cada uno de nosotros (como a Tomás) primero nos tranquiliza deseándonos la paz y nos responde. ¿Qué necesitas que te responda el Señor para reforzar tu fe?

Pídele al Señor que te lo responda, para que puedas después hacerle caso de ir a dar la paz a todos los que te rodean; Eso es lo que se experimentaba en las primeras comunidades cristianas: “eran constantes en escuchar la enseñanza de los apóstoles, en la comunión fraterna, en la fracción del pan y en las oraciones… vivían unidos y lo tenían todo en común”.

Pidámosle a Dios experimentar su misericordia, no tratar de entenderla, vivámosla. Acudamos también al Sacramento de la Reconciliación (instituido en este trozo del Evangelio) para volver a experimentar en nosotros la verdadera libertad.

(P. JLSS)

Translate »