Contacta con nosotros

MARTES – SEMANA V DE PASCUA


(Hch 14, 19-28 / Sal 144 / Jn 14, 27-31)

San Pablo es de los cristianos más admirables que han existido, una vez que se encuentra con Cristo ya no se reserva nada para sí mismo, se abandona completamente al impulso del Espíritu Santo y estaba convencido ningún mal podía arrebatarle del amor de Cristo «Pero en todo esto salimos vencedores gracias a aquel que nos amó.» (Rm 8, 37)

En la primera lectura escuchamos algunas vicisitudes que vivió San Pablo, es más, dice que lo apedrean tanto que lo dan por muerto, y en cuanto se recupera vuelve a predicar a la misma ciudad, le apasionaba ver la acción de Dios en los paganos, tal como les platica a los hermanos de Antioquia tras concluir la misión que Dios le había encomendado.

San Pablo se enamoró de Jesucristo y se entregó a él. Creo que la gran diferencia de todos estos cristianos ilustres y la mayoría de nosotros, es que tras el encuentro con Jesús nos seguimos entreteniendo demasiado con nuestras limitaciones, en lugar de dejar que con su amor las erradique. Cuando piensas en el inmenso amor que Dios te tiene ¿alguna vez has dudado de éste por pensar en tus pecados y limitaciones? La clave es dejarnos amar.

Padre amoroso, hemos escuchado en el Evangelio las palabras de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, “la paz les dejo, mi paz les doy. No se la doy como la da el mundo. No pierdan la paz ni se acobarden.”, pero reconocemos que al pensar más en nuestros pecados que en tu misericordia, limitamos tu acción en nuestras vidas. Te pedimos padre que envíes tu Espíritu Santo a cada uno de nuestros corazones para enamorarnos de ti, aferrarnos a ti, para no permitir que nada nuble en nuestro interior y hogares la paz que Cristo nos dejó. ¡Somos infinitamente amados!

(P. JLSS)

LUNES – SEMANA V DE PASCUA


(Hch 14, 5-18 / Sal 113 / Jn 14, 21-26)

Ayer que meditábamos acerca de Jesucristo como nuestra piedra angular, en aquella donde todo adquiere solidez y reforzamiento, recordaba la actitud que tienen los niños cuando van caminando tomados de la mano de sus padres por algún lugar oscuro, mientras más se asustan, más aprietan la mano de sus padres, se aferran a su seguridad. Por ello, hay que preguntarnos qué tanto nos estamos aferrando a Cristo.

Aferrémonos al amor y la gracia de Dios y si nos quiere ganar el miedo, pidámosle que aumente nuestra fe, usemos las palabras del salmo: “no por nosotros, Señor, no por nosotros, sino por ti mismo, manifiesta tu grandeza, porque eres fiel y bondadoso.” Dejémonos conducir por él.

Pablo y Bernabé, eran muy buenos predicadores y misioneros, pero nunca se creyeron protagonistas, sino mensajeros de la buena nueva, la fama y vanagloria no les interesaban, cómo hemos escuchado. Tenían claro quienes eran y con quien contaban. Por ello, pudieron Pablo reconoció a un enfermo y “mirándolo fijamente, advirtió que aquel hombre tenía fe suficiente como para ser curado.” Y le curo.

“El que acepta mis mandamientos y los cumple, ése me ama. Al que me ama a mí, lo amará mi Padre, yo también lo amaré y me manifestaré a él.” ¿Necesitas pedir mayor fe? ¡Hazlo! Pídele poder amarle cada día más, que el Espíritu Santo te invada y ser dócil a sus inspiraciones, escúchale a él y no tanto a aquellas cosas que solo te están haciendo tener miedo. Aferrémonos a su mano, que nada haga que nos soltemos, menos el miedo.

(P. JLSS)

Cambios en la Diócesis 2018

Cambios Sacerdotales 2018

“Acercándonos al fin de este año pastoral, he visto la necesidad de realizar algunos cambio de Sacerdotes, e integrar al trabajo pastoral a los Seminaristas que termina sus estudios, para cubrir las necesidades pastorales de nuestra Diócesis, que día a día nos exige un esfuerzo extra, en la extensión del Reino de Dios”

Los Sacerdotes que van a tener cambio de destino, deberán integrarse a su nuevas comunidades a partir del 1 de septiembre de 2018 y los Seminaristas a partir del 27 de agosto.

Sigamos haciendo oración para que el Señor, renueve la faz de la tierra.

Nuevos nombramientos y últimos cambios.

40 dias por la Vida

 

HAZ CLICK PARA VER EL DEVOCIONARIO

HAZ CLICK PARA VER EL DEVOCIONARIO

 

 

Adviento 2017

 

El adviento es el primer periodo del año litúrgico cristiano, que consiste en un tiempo de preparación para el nacimiento de Cristo. Su duración puede variar de 21 a 28 días, dado que se celebran los cuatro domingos anteriores a la Fiesta de Navidad. Los fieles lo consideran un tiempo de reflexión y de perdón.

• Primer Domingo de Adviento: 3 de Diciembre de 2017

• Segundo Domingo de Adviento: 10 de Diciembre 2017

• Tercer Domingo de Adviento: 17 de Diciembre 2017

• Cuarto Domingo de Adviento: 24 de Diciembre 2017

Durante el adviento, se coloca en las iglesias y también en algunos hogares una corona de ramas de pino, llamada Corona de Adviento. Esta corona tiene cuatro velas, una por cada domingo de adviento. Hay una pequeña tradición de adviento: a cada una de esas cuatro velas se le asigna una virtud que hay que mejorar en esa semana, por ejemplo: la primera, el amor; la segunda, la paz; la tercera, la tolerancia y la cuarta, la fe.

El término adviento viene del latín “adventus”, que significa venida. El adviento es un tiempo de alegria y agradecimiento por el advenimiento de Nuestro Señor Jesucristo. Es una fiesta que se añadió tardíamente después de la de Pascua dentro del calendario litúrgico. Estas cuatro semanas que preceden a la Navidad son una oportunidad para prepararse en la esperanza y en el arrepentimiento para la llegada del Señor.

Translate »