Contacta con nosotros

LUNES DE LA SEMANA XIV DEL TIEMPO ORDINARIO

 

(Os 2, 16. 17-18. 21-22 / Sal 144 / Mt 9, 18-26)

La imagen de Dios que nos presenta Oseas es hermosa: él quiere desposarse con su pueblo, estar a solas y hablarle al corazón. ¿Permito que el Señor me hable al corazón aún?

El Señor desea que nos unamos en la justicia y la rectitud, en el amor constante y la ternura; quiere desposarse en la fidelidad, cuando nos grabemos en nuestro corazón esto no habrá más miedo en él.

Ya que entenderemps que el Padre es bueno con todos y su amor se extiende a todas sus creaturas. En Dios no existe ninguna clasificación, todos somos sis hijos.

Acerquémonos a Jesús sin miedo, a él quien prueba la fidelidad de Dios, y entreguémosle todo aquello que nos preocupa o quita el sueño, dejemos que nos tome de la mano para que nos levante.

La clave está en dejarse tomar por él.

(P. JLSS)

Translate »