Contacta con nosotros

MIÉRCOLES DE LA SEMANA XVI DEL TIEMPO ORDINARIO

MIÉRCOLES DE LA SEMANA XVI DEL TIEMPO ORDINARIO
(Jr 1, 1. 4-10 / Sal 70 / Mt 13, 1-9)

¿Qué tan dócil soy a las acciones que Dios quiera realizar en mi vida? Es una excelente pregunta para hacernos hoy. Por lo general nuestras interrogantes giran en torno al por qué Dios hace o no hace algo. Muy pocas veces pensamos en nuestra docilidad y abandono.

Jeremías, en la Primera Lectura, ante el llamado de Dios a ser profeta antepone todas sus limitaciones, ignora inclusive que el Señor le conoce desde antes de nacer. Dios ante esto le dice: “No tengas miedo, porque yo estoy contigo para protegerte”.

Leímos también a san Mateo que nos presenta la Parábola del Sembrador, donde se nos exponen las diferentes formas de acoger la semilla del Evangelio. La semilla es la misma para todos, la diferencia reside precisamente en cómo se acoge ésta.

Pidamos a Dios no anteponer nuestras limitaciones humanas a su amor, Jesús en el Evangelio nos dice que aunque la semilla cae en tierra buena da fruto distinto ciento por uno, sesenta, treinta… a Dios no le importa la cantidad, le preocupa la esterilidad.

¡No limitemos la acción amorosa de Dios, dejemos que sea Él quien fecunde nuestro ser!

(P. JLSS)