Contacta con nosotros

Reflexión “CON-VOCACION” – SEPTIEMBRE 2015

LA PASTORAL VOCACIONAL ESTARA SACANDO UNA REFLEXION MENSUAL PARA LOS SACERDOTES CON MOTIVO DEL AÑO DE JESUS BUEN PASTOR, HE AQUI LA PRIMERA.

Descarga el documento aqui..   Logo_vocacional_small

SOMOS PASTORES PARA EL PUEBLO DE DIOS

El sacerdocio ministerial está al servicio del sacerdocio común de los fieles, no solo en su dimensión cultural, sino en la profética, en la comunión, en la caridad y en la misión universal (Cf. LG 10 e PO 12; PDV 37). Configurados con Cristo Buen Pastor, estamos insertos en la vida y en la pastoral de la Iglesia Diocesana, somos enviados a apacentar el rebaño, a protegerlo, a cuidar de él, a alimentarlo, cosa que nunca se nos debe olvidar (Cf. PO 13; Cf. OT 14).

Pastores Dabo Vobis sitúa nuestra identidad en el interior de la Iglesia misterio, comunión y misión (PDV 12). Somos hombres del MISTERIO, porque estamos insertos en la comunión trinitaria y configurados a Cristo Cabeza y Buen Pastor. Somos hombres de COMUNIÓN, porque estamos llamados a ser constructores de comunión a todos los niveles (con la ordenación sacerdotal somos, en efecto, introducidos en la comunión con el OBISPO, con los otros HERMANOS PRESBITEROS y con los DIACONOS, para el servicio del pueblo de Dios: PO 7-8; la unidad del presbiterio en torno al Obispo tiene raíz en el mismo sacramento del orden recibido (PDV 17). Somos hombres de la MISIÓN, que sirven a todo el pueblo de Dios (no son de nuestra propiedad, sino que se nos han sido confiados) para que se una a su cabeza, Cristo. Somos “Discípulos Pastores” en la comunidad eclesial y a su servicio. Como nos recuerda el Documento de Aparecida.

 

Que no se nos olvide: el pueblo de Dios siente la necesidad de Presbíteros Discípulos que tengan una profunda experiencia de Dios como la tuvieron los apóstoles, Pastores configurados con el corazón del Buen Pastor, dóciles a las mociones del Espíritu, que se nutran de la Palabra de Dios, de la Eucaristía y de la oración; Presbíteros misioneros movidos por la caridad en lo pastoral que los lleve a cuidar de las ovejas, siempre en profunda comunión con su Obispo, con los mismos hermanos Presbíteros, con los Diáconos, religiosos, religiosas y laicos; Presbíteros servidores de la vida: que estén atentos a las necesidades de los más pobres; Presbíteros Pastores, llenos de misericordia, disponibles también para administrar el sacramento de la reconciliación a las almas necesitadas (DA 199).

El Presbítero a imagen del Buen Pastor, está llamado a ser hombre de la misericordia y la compasión, cercano a su pueblo y servidor de todos (DA 198). Con mayor apertura de mentalidad para entender y acoger el “ser” y el “hacer” del laico en la Iglesia (DA 213).

Para cada uno de nosotros, es importantísimo comprender bien la propia identidad de pastores y ayudarnos recíprocamente, para que también los compañeros la comprendan y la vivan fielmente en la propia Iglesia particular (Cf Estatutos UAC 5. 24)

El Texto me confronta:

¿Esta Vocación de “Discípulos Pastores” como me exige vivir desde el inicio de este año de JESUCRISTO BUEN PASTOR?

¿Cómo podría Ayudar a mis hermanos Sacerdotes a vivir mejor nuestra identidad de discípulos y pastores?

¿En mi servicio Pastoral, que actitudes necesito evitar para poder asemejarme más a Jesús Buen Pastor?

 OREMOS

Te agradecemos JESUS BUEN PASTOR porque nos haces crecer en la caridad pastoral

y te pedimos nos concedas un espíritu de sabiduría para conocerte más,

Amarte más y servirte fielmente como pastores de tus ovejas.

Para profundizar: Texto Bíblico, EL BUEN PASTOR (Jn 10) y EL LAVATORIO DE LOS PIES (Jn 13)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *