Contacta con nosotros

Meditación del evangelio. SÁBADO DE LA II SEMANA DE CUARESMA

(Miq 7, 14-15. 18-20 / Sal 102 / Lc 15, 1-3. 11-32)

El Señor es compasivo y misericordioso, Dios nuestro Padre no nos trata como merecen nuestras culpas, ni nos paga según nuestros pecados. ¿Creemos esto de todo corazón?

Miqueas nos recuerda que el Padre se complace en ser misericordioso… que siempre estará dispuesto a compadecerse de nosotros.

¿Estamos dispuestos a dejarnos tocar por el amor y la misericordia de Dios?

Si nos acercamos a Dios poniendo atención en cosas agenas a él, no podremos percibir plenamente su acción en nosotros. Pero si nos acercamos asumiendo toda responsabilidad de nuestras acciones, veremos la magnificencia de su amor.

Eso nos enseña la parábola del Hijo pródigo, nos enseña a un Dios que espera la vuelta de su hijo, no le importa en que malgastó su herencia sino que vuelva con él.

Volvamos a Dios con sincero corazón, él nos espera. Reconozcamos nuestra pequeñez no por acrecentar un sentimiento de inferioridad, sino, para libres de toda falsa superioridad volvamos a descubrir la gratuidad del amor de Dios.

Hoy es el día propicio, hoy es un buen momento para dejarte ser encontrado por el Padre.

(JLSS)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *