Contacta con nosotros

Meditación del Evangelio, MIÉRCOLES DE LA II SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO.

(1Sam 17, 32-33. 37. 40-51; Sal 143; Mc 3, 1-6)

Llama mucho la atención la actitud de Jesús en el Evangelio del día de hoy: se le presenta el hombre tullido para pedir su curación y Jesús queriendo hacer que los que lo espiaban convirtieran su corazón les pregunta “¿Qué está permitido hacer en sábado, el bien o el mal? ¿se le puede salvar la vida a un hombre o hay que dejarlo morir?” Y ante el silencio, Jesús con sentimientos encontrados cura a este hombre.

¿Cuántas veces hemos actuado como estos fariseos y ante las invitaciones de Jesús a dejar que fluya el amor que hay en nosotros, preferimos seguir en nuestra postura aunque sea del todo contraria a las enseñanzas de aquel que llamamos maestro?

Muchas veces, nuestra lógica humana nos dice que un acontecimiento o una situación es invencible, pero la persona de fe debe estar convencida de que “Dios es su amigo fiel, su fortaleza, su seguro escondite, el escudo en que se ampara” ¿a que debe temer con semejante protección? ¡A nada!

Esa es la actitud de David al enfrentarse a Goliat, confía en el amparo de Dios y no tanto en sus fuerzas, aprovecha la pericia que Dios le ha dado y contra toda lógica humana, vence aquello que parecía imposible.

Dios nos conceda confiar siempre en él, abandonarnos a su voluntad y a su amor con plena seguridad, confiando en que aunque algo pareciera imposible, estaremos seguros, pues quien confía en Dios sabe en que para él no hay imposibles.

(JLSS)

Acerca del autor
  1. Margarita Galvez Reply

    Gracias por poner las citas Biblicas.

    Gracias diócesis de Mexicali por la formación con esta clase de comentarios.

Deja un comentario

*

captcha *