Contacta con nosotros

Meditación del evangelio. MARTES DE LA III SEMANA DE CUARESMA.

MARTES DE LA III SEMANA DE CUARESMA.

(Dn 3, 25. 34-43 / Sal 24 / Mt 18, 21-35)

¿Por qué seguimos a Dios: por miedo o por reconocimiento de su infinita misericordia? La palabra de este día nos invita a ser responsables.

Eso es lo que hace Azarías, reconoce con humildad que la desigualdad numérica de Israel, la falta de muchas cosas, no se debe al “abandono” divino, sino al pecado y rebeldía del pueblo. Azarías no anda en busqueda de culpables en cambio, reconoce su responsabilidad.

Ofrece a Dios su corazón y su espíritu humillado, es decir: reconoce lo que es y lo que no es de Dios.

En el Evangelio, Jesús nos da una enseñanza estupenda de responsabilidad ante la pregunta de Pedro sobre cuántas veces se debe perdonar nuestro Maestro nos dice: SIEMPRE. ¿Por qué? También lo enseña…

La parábola del rey que perdona al que le debía mucho, que después lo condena cuando no descubre que él no pudo hacer lo mismo, nos exige mirar hacia nosotros mismos y perdonar de corazón a los que nos rodean.

Recordemos que el amor y la ternura de Dios es eterna, que según ese amor y esa ternura, él nos trata. ¿Reconocemos el amor que Dios nos demostró con nuestra redención? ¿lo valoramos como lo que es?

Dios nos conceda que desde nuestro experiencia del perdón y misericordia de Dios podamos seguir esa “cadena”.

No busquemos culpables, reconozcamos lo que nos toca por nuestras acciones y lo que recibimos por parte de Dios… será más sencillo tener empatía con quien nos falle y obtendremos la paz.

(JLSS)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *