Contacta con nosotros

Meditación del Evangelio, lunes 25 enero. CONVERSIÓN DE SAN PABLO, APÓSTOL

(Hch 9, 1-22 / Sal 116, 1.2. / Mc 16, 15-18)

Celebramos este día la conversión del apóstol San Pablo, él era un hombre que amaba la verdad. Como judío, de su época, convencido perseguía aquello que creía contrario a la verdad: el cristianismo.

Es hasta el momento en que Aquel que es la Verdad le confronta diciéndole: “¿Por qué me persigues?” cuando san Pablo se cuestiona sobre su forma de actuar, se da cuenta que estaba ciego.

Otra figura interesante este día es la de Ananías, al cual se le encarga el bautismo de san Pablo, él pensando con lógica humana cuestiona a Dios sobre el bautismo que le encarga ya que conocía la fama de Pablo, y el Señor le reprende y lo vuelve a enviar.

¿Tenemos la docilidad de San Pablo y la de Ananías? Al encontrarnos con la verdad: ¿somos capaces de dar un giro nuevo en nuestra forma de pensar y abandonarnos a la certeza de que el Señor en su Voluntad permite las cosas siempre por algo?

Dios nos conceda tener docilidad, igual que San Pablo, para abandonarnos a la verdad de que el amor de Dios es grande y su fidelidad eterna para que, impulsados por este amor vayamos por el mundo dando fruto.

Y si el amor de Cristo es lo que está sembrado en nuestros corazones, el fruto que salga de nuestras obras siempre será de amor, y éste fruto permanecerá.

(JLSS)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *