Contacta con nosotros

Meditación del evangelio. JUEVES III SEMANA DE CUARESMA

(Jer 7, 23-28 / Sal 94 / Lc 11, 14-23)

“No hay peor ciego, que el que no quiere ver” señala un dicho de la sabiduría popular. Bien podría decirse: “no hay peor sordo, que el no quiere escuchar” ¿no es cierto?

Eso debe hacer cuestionarnos la Palabra de Dios que escuchamos este día. El Señor en toda la Historia de Salvación no ha cesado de decirnos lo mucho que le interesamos, lo mucho que nos ama y como todo amor, exige fidelidad.

Hoy reclama al pueblo su infidelidad desde que los sacó de Egipto hasta el presente. Que dudó de él aunque ha visto su obra. ¿Ante la Acción de Dios cómo actuamos? ¿Dudamos? ¿buscamos otras razones para no aceptarle?

Eso les pasa a las personas que le achacan a Jesús actuar por el poder del principe de los demonios… y viene la enseñanza del Maestro: “todo reino dividido va a la ruina”.

Dios nos conceda ser fieles a él de todo corazón. No querer ser sordos a su voz, ni buscar otras razones que no estén fundamentadas en el Amor.

Si no estamos con Jesús, estamos en su contra… recojamos con el para no desparramar en otras cosas. Que nuestra conducta se ajuste a su voluntad.

(JLSS)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *