Contacta con nosotros

JUEVES DE LA V SEMANA DE PASCUA

 

(Hch 15, 7-21 / Sal 95 / Jn 15, 9-11)

Ahora la Palabra nos invita a renovar nuestra vida de fe y la manera en que quiero vivir la misma; y es que puede sucedernos como a los personajes de la Primera Lectura, que discutían sobre si se debía o no circuncidar a los paganos.

Y es que algunos ponían a la “Ley” por encima hasta del mismo Dios, buscaban hacer cumplir un precepto judío valido pero ignoraban al mismo tiempo que el Padre conoce los corazones y había mostrado su aprobación a los “paganos” por el Espíritu Santo que se les había dado.

Pedro confirma esto aclarando que los judíos y los paganos serían salvados por la gracia del Señor Jesús, que fue el mismo Dios quien se dignó a elegirlos y que por lo tanto no se debía molestar con cargas extras a quien se convierte a Él.

¿Quiénes somos para ponerle trabas a este acto de amor y elección de Dios por nosotros? ¿Qué es lo que se nos pide entonces? Dos cosas: aceptar que Cristo nos ama como el Padre lo ama a Él y permanecer en este amor. Sin ponernos a juzgar si somos dignos o no, pues es Dios nos hace dignos.

Pidámosle a nuestro Padre humildad para aceptar la grandeza de su amor y también fortaleza para no cansarnos nunca de luchar por ser más correspondientes.

(P. JLSS)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *