Contacta con nosotros

“JUEVES DE LA SEGUNDA SEMANA DE ADVIENTO”     “JESUS, EL ROCIO DEL CIELO”   HORA SANTA

http://diocesisdemexicali.org/wp-content/uploads/2016/12/10.-JESUS-EL-ROCÍO-DEL-CIELO.pdf

EXPOSICION

 DE RODILLAS

 

BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS,

 

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA.

 

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium,
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus,
Miro clausit órdine.In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.Verbum caro, panem verum,
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum.
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum,
Sola fides súfficit.
Canta, oh lengua,

el misterio glorioso del cuerpo

y de la Sangre preciosa,

que el Rey de las naciones,

Fruto de un vientre generoso,

derramó en rescate del mundo.

 

Nos fue dado,

nos nació de una Virgen sin mancha;

y después de pasar su vida en el mundo,

una vez propagada la semilla de su palabra,

Terminó el tiempo de su destierro,

Dejando todo, en admirable orden.

 

En la noche de la Última Cena,

Sentado a la mesa con sus hermanos,

Observada la ley en el ritual de ese banquete, se dio con sus propias manos,

Como alimento para los doce.

 

El Verbo encarnado, pan verdadero,

lo convierte con su palabra en su carne,

y el vino puro se convierte en la Sangre de Cristo.

Y aunque fallan los sentidos,

Solo la fe es suficiente,

para fortalecer el corazón en la verdad.

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS  EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que dio en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz bajaste por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu Sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

CANTO

 

Espero Jesús mío, en tu suma bondad,

poder recibirte con fe y caridad.

Entre su ovejas está el Buen Pastor,

en vela continua lo tiene el amor.

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo  ahora  sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que  me separe de Ti Amén.
 

 

 

CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío  Jesucristo,………….

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y  confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN. 1,1-18.

En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios. Él estaba, en el principio, junto a Dios. Todo fue hecho por medio de Él, y sin Él, no se hizo nada, de cuanto existe. En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. La Luz brilla en las tinieblas, pero las tinieblas no Lo recibieron… Venía al mundo la Luz verdadera, La que ilumina a todo hombre… Y el Verbo se hizo carne, y vino a habitar en medio de nosotros; y nosotros hemos visto su gloria, gloria como de Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad… De su Plenitud hemos recibido todos, y gracia sobre gracia; porque la Ley fue dada por medio de Moisés; pero la gracia y la verdad nos han llegado por Jesucristo.

 

 

 

 

PALABRA DEL SEÑOR. 

 

TODOS: GLORIA A TI SEÑOR JESUS.

EX EVANGELIO SECUNDUM  IOANNEM. 1,1-18.

In principio erat Verbum, Et Verbum erat apud Deum, Et Deus erat in Principio apud Deum. Omnia per Ipsum Facta sunt: Et sine Ipso Factum est nihil, quod factum est. In Ipso vita erat, Et Vita erat lux hominum: Et Lux in tenebris lucet, Et tenebrae Eam non comprehenderunt. Erat Lux vera. illuminat omnem hominem. Et Verbum caro factum est, Et habitavit in nobis: Et vidimus gloriam eius, Gloriam quasi Unigeniti a Patre plenum gratiae et veritatis. Et de Plenitudine accepimus, Et gratiam pro gratia: Quia lex per Moysen data est, gratia et veritas per lesum Christum facta est.

 

LAUS, TIBI CHRISTE.

 

NOS PODEMOS SENTAR

                    

(REFLEXION DEL SACERDOTE)

 

BREVE MEDITACION

                                 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: El rocío de la mañana es una de las más bellas y poéticas expresiones de la Biblia, para hacernos entender la acción de Dios sobre el mundo. Si queremos comprender la imagen del rocío, hemos de situarnos en Palestina durante el verano abrasador. El calor es insoportable durante el día. Pero llega la noche, y, sin que nadie lo vea cómo se forma, el rocío cuaja en las hojas de las plantas, en los pétalos de las flores, en las mismas piedras de la montaña. Las gotas de rocío parecen puñados de perlas, esparcidas por doquier. Por el rocío, todo se convierte en verdor y frescura, que sanan la sequedad de la tierra.

 

La liturgia de la Navidad nos dice deliciosamente, que el Hijo de Dios “descendió al seno de la Virgen, como el rocío sobre la grama”. Ese Hijo de María, lo había engendrado el Padre, desde toda la eternidad, como lo canta uno de los salmos más famosos: “Yo te engendré entre esplendores de santidad, como rocío antes de la aurora” (Salmo 109,3).

 

El mundo suspiraba por el Cristo Salvador, y el profeta Isaías lo pedía a Dios, con un grito ardoroso: “¡Nubes, haced caer vuestro rocío!” (Is. 45,8).

Al venir al mundo, se cumplirá lo del profeta Oseas: “Será como el rocío para Israel, que se convertirá en un jardín de lirios, en un paraíso de flores y aromas” (14,6.

 

 

Después, podremos decir de Jesús con Isaías, cuando el Señor resucite de entre los muertos, en mitad de la noche callada: “Tu rocío es rocío esplendoroso, y la tierra, empapada con él, da a luz a sus muertos” (26,19).

 

El salmo profetizó la obra de este rocío celestial: “Descenderá como rocío, y en sus días florecerá la justicia y habrá una paz duradera” (Salmo 71,6).

 

A nosotros, conforme al profeta Miqueas, nos compromete a ser también rocío, en medio de un mundo necesitado de Cristo: “Y será el Resto de Jacob ?es decir, la Iglesia, el verdadero Israel de Dios? como rocío de Yahvé‚ en medio de los pueblos” (5,6).

 

Los que recibimos la Eucaristía, trigo de los campos que se empapó de rocío, y ahora se nos hace Pan celestial, ¿no vamos a ser rocío vivificador para todos los que nos necesitan?…

             

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CANTO EUCARISTICO

 

 

Ven, ven, Señor, no tardes;

Ven, ven, que Te esperamos.

Ven, ven, Señor, no tardes;

Ven pronto, Señor.

 

El mundo muere de frío,

el alma perdió el calor;

Los hombres no son hermanos,

el mundo no tiene amor.

Envuelto en sombría noche,

el mundo sin paz, no ve;

Buscando va, una esperanza,

buscando, Señor, tu fe.

 

Al mundo le falta vida,

al mundo le falta luz;

Al mundo le falta el cielo,

al mundo le faltas Tú.


 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

ORACION

 

MINISTRO: Señor Jesucristo, Tú, eres el rocío que necesita la tierra reseca, de mi corazón. Los afanes de la vida, el trabajo agotador, la tentación peligrosa, las debilidades de cada día, ¿No son para mí un sol abrasador que me aplasta, Que me hace perder muchas veces la esperanza?… Pero Tú caes sobre mí cada día, como rocío vivificante; sobre todo al recibirte en la Eucaristía, Y sabes convertirme en jardín de flores, y en campo donde germinan todas las virtudes cristianas.

 

ACLAMACIONES

 

LECTOR: Jesús, rocío celestial, engendrado por el Padre.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, que fuiste enviado por el Padre, para salvarnos.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, a quien esperaron anhelantes, todos los siglos.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, Dios que descendiste al seno purísimo de María.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, derramado sobre el mundo, por las nubes del Cielo.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, portador de la justicia y la paz, para el mundo.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, que conviertes al mundo, en un jardín de delicias.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, que nos traes a la tierra, frescor y aromas celestiales.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, Pan de Vida, que te formaste con rocío del Cielo.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, que nos quieres rocío vivificador, para el mundo.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, fortaleza nuestra, en las luchas de la vida.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

LECTOR: Jesús, ansia eterna, de las almas que esperan.

TODOS: Ven a mí, Señor Jesús.

 

MINISTRO: Señor Jesús….

TODOS: rocío refrescante para la tierra reseca, en la que haces florecer y germinar toda virtud; yo te ansío con verdadero afán, a fin de que me conviertas en un jardín delicioso para Dios. Yo no deseo sino tu gracia, que vale más que la vida, para poder cantar a mi Señor, con frescor de amanecer.

 

MINISTRO: Madre María….

TODOS: que, al recibir en tu seno el rocío bajado del Cielo, quedaste convertida en un paraíso del Espíritu Santo, el cual tuvo en ti todas sus divinas complacencias; haz que yo sepa recibir la Gracia, con la docilidad tuya, a fin de que mi corazón, limpio de toda culpa, sea un reflejo de la hermosura de tu Corazón Inmaculado.

 

NOS PONEMOS SENTAR

 

COMPROMISO

 

LECTOR: Cuando me desaliento al ver la aparente inutilidad de mi vida, que parece un campo en el que nunca brotará una flor, ¿pienso entonces en Jesús? ¿Me doy cuenta de lo que significa Él, para el desierto de mi corazón? En los momentos difíciles, debo suspirar por Él como el salmista: “Oh Dios, Tú eres mi Dios. Mi alma está sedienta de ti. Mi carne tiene ansia de ti, como tierra reseca, aridísima, sin agua”. ¿A que Cristo me cambia por completo si acudo a Él con ansias tan vivas?…

 

BREVE TIEMPO     

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

Un pueblo, que camina por el mundo,

Gritando: “Ven Señor”.

Un pueblo, que busca en esta vida,

la gran liberación.

 

Los pobres siempre esperan el amanecer,

de un día más justo y sin opresión.

Los pobres hemos puesto la esperanza en ti:

“Libertador”.

 

Un pueblo, que camina por el mundo,

Gritando: “Ven Señor”.

Un pueblo, que busca en esta vida,

la gran liberación.

 

 

Salvaste nuestra vida de la esclavitud,

esclavos de la ley, sirviendo en el temor.

Nosotros hemos puesto la esperanza en ti:

“Dios del amor”.

 

Un pueblo, que camina por el mundo,

Gritando: “Ven Señor”.

Un pueblo, que busca en esta vida,

la gran liberación.

 

El mundo, por la guerra sangra sin razón,

familias destrozadas buscan un hogar.

El mundo tiene puesta la esperanza en ti:

“Dios de la paz”.

 

Un pueblo, que camina por el mundo,

Gritando: “Ven Señor”.

Un pueblo, que busca en esta vida,

la gran liberación.

PRECES

 

LECTOR: Dios nos ama y sabe lo que nos hace falta. Al campo estéril de nuestra alma le envía el rocío refrescante de su Gracia, que nos mantiene en perenne verdor.

 

TODOS: Te alabamos, Dios nuestro, y confiamos en ti.

 

LECTOR: Te bendecimos, Dios todopoderoso, porque nos has dado el conocimiento de tu verdad.

 

TODOS: En ella queremos vivir y morir, sin fallar nunca en nuestra fe.

 

LECTOR: Míranos siempre, Señor, Tú que has querido tener abierta siempre para nosotros, la puerta de tu misericordia y bondad.

 

TODOS: Para que nunca falle nuestra confianza en ti.

 

LECTOR: Al declinar el día, nos sentamos juntos en la Mesa de tu Hijo divino.

 

TODOS: Y estamos seguros de que nos va a tener, como sus hermanos y comensales, también en el banquete del Reino celestial.

 

PADRE NUESTRO

CANTADO

 

MINISTRO: Señor Sacramentado, rocío bajado del Cielo sobre el campo de la Iglesia, en la que mantienes siempre el frescor del paraíso; haz que vivamos de ti, en el Altar y en el Sagrario. Que comamos con avidez, el fruto del árbol de la vida: tu Cuerpo y tu Sangre, alimento que nos sustenta y que nos guarda con salud vigorosa, hasta la vida eterna. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

AMÉN.

 

PODEMOS SENTARNOS

 

 

TESTIMONIOS

 

El alma de los niños, llena de candor como el rocío de la mañana, es especial para captar al Jesús de la Eucaristía. Como Gustavo María Bruni, que le dice a su padre, el día de la Primera Comunión:

 

¿Sabes, papá? Ahora que he comulgado, siento que podré llegar a ser santo; antes, no.  Moría, a los siete años, en olor de santidad…

 

Luis Veuillot era un descreído total y enemigo acérrimo de la Iglesia. Pero su hijito, que iba a hacer la primera Comunión, le pide resuelto:

 

Papá, corre mucha prisa lo que tengo que decirle. Quisiera que el día de mi Primera Comunión, me acompañasen usted y mamá. No me lo niegue, por amor de Dios, que tanto le ama.

 

El insigne Veuillot no supo resistir. Y, a niño tan angelical, debemos la conversión del que sería después, el gran campeón de la causa católica en Francia.

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

                                          

ORAMOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………E INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

 

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………        

Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………

Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA,  nuestras intenciones particulares.

 

 

 

 

 

 

BENDICION

de rodillas

TANTUM ERGO


 

 

Tantum ergo Sacraméntum,

Venerémur cérnui:

Et antíquum documentum

Novo cedat rítui;

Præstet fides suppleméntum

Sénsuum deféctui.

 

Genitori Genitóque,

Laus et iubilátio;

Salus, honor, virtus quoque,

Sit et benedíctio;

Procedénti ab utróque

Compar sit laudátio.

 

AMEN

 

Veneremos, pues,

Postrados tan portentoso Sacramento;

y la antigua imagen ceda el lugar

al nuevo rito;

A la fe eleve

La incapacidad de los sentidos.

 

Al Padre y al Hijo

sean dadas alabanza y gloria,

Fortaleza, honor,

poder y bendición;

quien procede de uno y de otro,

le sea dada igual gloria.

 

AMÉN


 

SACERDOTE:  Panem de caelo praestitisti,eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS:

 

Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

OREMOS:

 

Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

 

(ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE)

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más, más fuerte)

 

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

TE  INVITAMOS A ASISTIR Y PROMOVER LA HORA SANTA SEMANAL.

EN CATEDRAL TODOS LOS JUEVES, SE EXPONE EL SANTISIMO Y SE DA LA BENDICION.

TE ESPERAMOS ALAS 6:00 DE LA TARDE.

 

 

DEVUELVA LA PRESENTE COPIA.

POR FAVOR, NO LA MALTRATES.

 

ARCHIVO DE HORAS SANTAS

“ADOREMUS IN AETERNUM,”

CATEDRAL.

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *