Contacta con nosotros

“JESÚS Y JUAN SU PRECURSOR” HORA SANTA

 

Haz click para descargar 

EXPOSICION

 

DE RODILLAS

 

BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS,

 

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA.

 

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium,
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus,
Miro clausit órdine.

In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.

Verbum caro, panem verum,
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum.
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum,
Sola fides súfficit.

Canta, oh lengua,el misterio glorioso del cuerpo

y de la Sangre preciosa,

que el Rey de las naciones,

Fruto de un vientre generoso,

derramó en rescate del mundo.

 

Nos fue dado,

nos nació de una Virgen sin mancha;

y después de pasar su vida en el mundo,

una vez propagada la semilla de su palabra,

Terminó el tiempo de su destierro,

Dejando todo, en admirable orden.

 

En la noche de la Última Cena,

Sentado a la mesa con sus hermanos,

Observada la ley en el ritual de ese banquete, se dio con sus propias manos,

Como alimento para los doce.

 

El Verbo encarnado, pan verdadero,

lo convierte con su palabra en su carne,

y el vino puro se convierte en la Sangre de Cristo.

Y aunque fallan los sentidos,

Solo la fe es suficiente,

para fortalecer el corazón en la verdad.

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que dio en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz bajaste por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu Sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

CANTO

 

Espero Jesús mío, en tu suma bondad,

poder recibirte con fe y caridad.

Entre su ovejas está el Buen Pastor,

en vela continua lo tiene el amor.

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que me separe de Ti Amén.
 

 

 

CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío Jesucristo,………….

 

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

DEL EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS. 3,1-3; 15-16.

 

En el año quince del imperio de Tiberio César, siendo Poncio Pilato procurador de Judea, fue dirigida la palabra de Dios a Juan en el desierto. Y se fue por toda la región del Jordán proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados………. Como el pueblo estaba expectante y andaban todos pensando en sus corazones acerca de Juan, si no sería el Cristo, declaró Juan a todos: “Yo les bautizo con agua; pero está a punto de llegar el que es más fuerte que yo, a quien ni siquiera soy digno de desatarle la correa de sus sandalias. Él les bautizará en Espíritu Santo y fuego”.

 

PALABRA DEL SEÑOR.

                             

TODOS: GLORIA A TI SEÑOR JESUS.

 

EX EVANGELIO SECUNDUM LUCAM. 3,1-3; 15-16.

 

Anno autem quinto decimo imperii Tiberii Caesaris, procurante Pontio Pilato Iudaeam, factum est verbum Dei super Ioannem Zachariae filium in deserto. Et venit in omnem regionem circa Iordanem praedicans baptismum paenitentiae in remissionem peccatorum,………… Existimante autem populo et cogitantibus omnibus in cordibus suis de Ioanne, ne forte ipse esset Christus, respondit Ioannes dicens omnibus: “Ego quidem aqua baptizo vos. Venit autem fortior me, cuius non sum dignus solvere corrigiam calceamentorum eius: ipse vos baptizabit in Spiritu Sancto et igni”.

 

LAUS, TIBI CHRISTE.

            

NOS PODEMOS SENTAR

                    

REFLEXION DEL SACERDOTE

 

BREVE MEDITACION

                                 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: El ángel dice de Juan que “será grande en la presencia del Señor”, porque “se verá repleto del Espíritu Santo” (Lucas 1,14-15). Antes de nacer, Juan salta de gozo ante la presencia de Jesús, que se lo lleva María encerrado en su seno, y queda santificado para siempre. Ya mayor Juan, al ver a las turbas que acuden a él en el Jordán, les quita todas las ilusiones que se han formado sobre su persona, mientras les dice: “En medio de ustedes está uno a quien no acaban de reconocer”. Él es “el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1,26.29).

 

Pensemos ahora en la Eucaristía, aplicándonos todo esto que vemos en Juan.

Primero, la Comunión nos engrandece sobremanera, porque nos eleva a las mayores alturas en nuestra unión con la Divinidad.

Segundo, la Comunión nos llena a rebosar del Espíritu Santo, porque Jesús lo suelta sin medida por sus llagas gloriosas cuando lo recibimos o visitamos en el Sacramento. Nosotros recibimos la Comunión confesando, como Juan, nuestra indignidad ante ese Cordero de Dios, que viene a traernos todos los bienes de la salvación.

En la Comunión hemos de ver el papel de María como Dispensadora de la gracia. Ella tiene a Jesús, lo posee, es suyo, y lo lleva y lo da a todos aquellos a quienes Ella se acerca y visita. Quien santifica a Juan y lo hace saltar de alegría es Jesús, el Salvador. Pero, ¿por quién le llega el Salvador a Juan o quién se lo lleva? Así nos trae María siempre a Jesús, y el Hijo de Dios, fruto bendito del seno de María, nos llena del gozo de su Espíritu Santo. Nosotros expresamos ese gozo cantando con alegría mientras recibimos la Comunión. La Eucaristía, o sea, Jesús que nos visita y se nos hace presente, es quien llena de alegría nuestras iglesias. Por eso cantamos himnos procesionalmente cuando vamos jubilosos a comulgar.

 

Juan sacude también nuestra apatía, cuando nos viene a decir:

 

– ¡Reconozcan a Jesús, que está en medio de ustedes encerrado en su Sagrario, y vayan presurosos a Él, que les está esperando!…

¿Acabaremos de aprender tan importante lección?…

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 


¡Un solo Señor, una sola Fe,
un solo Bautismo,
un solo Dios y Padre!

Llamados a guardar
la unidad del Espíritu,
por el vínculo de la paz,
cantamos y proclamamos:

Un solo Señor, una sola Fe,
un solo Bautismo,
un solo Dios y Padre!

Llamados a formar
un solo cuerpo,
en un mismo Espíritu,
cantamos y proclamamos:

 

¡Un solo Señor, una sola Fe,
un solo Bautismo,
un solo Dios y Padre!

Llamados a compartir
una misma esperanza en Cristo,
cantamos y proclamamos:

¡Un solo Señor, una sola Fe,
un solo Bautismo,
un solo Dios y Padre!

 


NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

ORACION

 

MINISTRO: ¿He de envidiar yo a Juan?… No, Señor Jesús. Tengo mayor dicha que él. Por algo dijiste Tú que el menor en el Reino de Dios es mayor que Juan. Porque yo tengo una dicha que Juan no tuvo ni pudo soñar en ella.

Por la Comunión, Tú vienes personalmente a mí, te metes dentro de mí, te haces una sola cosa conmigo. Y como a Juan, me llenas de tu Espíritu Santo,

me comunicas tu gozo, y estoy contigo en tu Sagrario, porque me das la gracia y la dicha de saber quién eres Tú.

 

ACLAMACIONES

 

LECTOR: Jesús, que nos visitas. Tú eres el Sol que naces desde lo alto.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que nos haces grandes en la divina presencia.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que nos colmas de gracia cuando nos visitas.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que nos llenas de tu Espíritu Santo.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que nos das la alegría y el gozo espiritual.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que vienes a nosotros por medio de María.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que con tu visita nos haces saltar de júbilo.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que santificas con tu presencia las familias.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que eres la dicha de los hogares que te reciben.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que eres el Cordero de Dios, el Salvador.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que estás siempre en medio de nosotros.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

LECTOR: Jesús, que guías nuestros pasos por el camino de la paz.

TODOS: Ven Señor, y lléname de tu gracia.

 

MINISTRO: Señor Jesús….

 

TODOS: que en la figura de Juan, el Precursor, me avanzas todo lo que debe ser mi vida cristiana: santidad, alegría, gozo en el Espíritu, crecimiento continuo en la Gracia, unión con María, que me lleva siempre a ti. ¡Que así sea, Señor, porque así seré grande ante Dios!

 

MINISTRO: Madre María,….

 

TODOS: que con Jesús en tu seno, llevaste la santidad y el gozo al hogar de tu prima Isabel. ¡Ven, y vive en mí! Porque Tú vienes siempre con tu Jesús, y, al venir Jesús, vienen con Él todos los bienes del Cielo a mi alma. Haz que yo también, con tu Jesús dentro de mí, lleve la dicha a cuantos se pongan siempre en contacto conmigo.

 

NOS PODEMOS SENTAR

 

 

 

COMPROMISO

 

Lo sucedido a Juan, el elegido por Dios como el mayor profeta, se realiza místicamente en todos los cristianos, y hasta de manera más eminente, por la Eucaristía. Cristo al venir a nosotros nos llena de tal manera de su gracia, de su gozo y de su santidad, que el más pequeño hijo de la Iglesia es mucho más privilegiado, que el mayor santo del Antiguo Testamento. Si yo sé esto, ¿aprecio el llamamiento que el Señor me hace para ir a su Altar, al Comulgatorio, al Sagrario?... Si la Eucaristía me llena de grandeza, ¿por qué me quedo en una desdichada pequeñez o en una triste medianía?…

 

BREVE TIEMPO

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

 

Mi Jesús sacramentado,
yo te adoro y te bendigo,
porque oculto en el sagrario,
has querido estar conmigo (2).

 

Jesús Hostia inmaculada,
inmolada por bien mío,
que mi alma sea tu morada,
amantísimo Dios mío (2).

 

Tú eres mi Jesús amado,
el esposo prometido,
de las almas el deseado,
eres mi Jesús querido (2).

 

Eres tú la flor del campo,
lirio hermoso de los valles,
y de mi alma dulce encanto,
mi Jesús Tú bien lo sabes (2).

 


 

PRECES

 

 

LECTOR: Por el bienestar de todos y para que la paz, fundada en la justicia, reine en la sociedad, rogamos.

TODOS: Escúchanos, Señor.

LECTOR: Por todos los que aún no acogen el mensaje cristiano, para que sepan reconocer en Cristo al enviado de Dios como Salvador del mundo, rogamos.

TODOS: Escúchanos, Señor.

LECTOR: Por los perseguidos por causa de la justicia, para que se gocen en la salvación y en el premio que Dios les ofrece como verdaderos privilegiados, rogamos.

TODOS: Escúchanos, Señor.

LECTOR: Por nuestro grupo y comunidad, para que, como nos pide el Bautista, reconozcamos a Jesús presente con nosotros, rogamos.

TODOS: Escúchanos, Señor.

 

LECTOR: Por nuestros difuntos, para que gocen de la luz eterna, rogamos.

TODOS: Escúchanos, Señor.

 

PADRE NUESTRO

CANTADO

                         

 

MINISTRO: Señor Sacramentado, Tú eres ese desconocido en medio de tu pueblo, del que nos habla Juan. Que nosotros te conozcamos siempre, Jesús, y que corramos siempre a ti, para unirnos estrechamente contigo en el Sacramento de tu amor. Nosotros sabemos que entonces, al visitarnos Tú a nosotros, más que nosotros a ti, nos llenarás de tu Espíritu Santo, de tu gozo y de tu paz. Así sea.

 

PODEMOS SENTARNOS

 

 

TESTIMONIOS

 

Cuando comulgamos, Jesús nos llena de Sí mismo de tal manera que, sin pretenderlo casi, lo llevamos y lo damos a los demás como María lo llevó y lo dio a Juan el Bautista.

Santa María Magdalena de Pazzi era una niña precoz. Chiquitina, se quedaba en casa cuando la mamá iba los domingos a la Misa. Al volver de la iglesia, recibida la Comunión, la chiquilla se subía a las rodillas de la mamá, la besaba, la acariciaba, no la dejaba parar.

 

Le pedía la mamá:¡Estate quieta!

 

Pero la chiquilla, más atrevida cada vez: ¡Déjame, mamá! Es que hueles a Jesús; estás perfumada de Jesús.

 

Otro niño precoz también en las cosas de Dios. San Pedro Julián Eymard, y con el mismo fenómeno místico, tan parecido al de María Magdalena. Su buena hermana mayor, Marina, vuelve de comulgar. Julián se le apega, la abraza: ¡Estás oliendo a Jesús!…

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

                                          

ORAMOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………E INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

 

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………

Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………

Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA, nuestras intenciones particulares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BENDICION

 

TANTUM ERGO

 

 

Tantum ergo Sacraméntum,

Venerémur cérnui:

Et antíquum documentum

Novo cedat rítui;

Præstet fides suppleméntum

Sénsuum deféctui.

 

Genitori Genitóque,

Laus et iubilátio;

Salus, honor, virtus quoque,

Sit et benedíctio;

Procedénti ab utróque

Compar sit, laudátio.

 

AMEN

 

 

Veneremos, pues,

Postrados tan portentoso Sacramento;

y la antigua imagen ceda el lugar

al nuevo rito;

Fortaleza, honor,

poder y bendición;

A la fe eleve

La incapacidad de los sentidos.

 

Al Padre y al Hijo

sean dadas alabanza y gloria,

quien procede de uno y de otro,

le sea dada igual gloria.

 

AMÉN


 

SACERDOTE: Panem de caelo praestitisti, eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS:

Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

OREMOS:

Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

(ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE)

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más, más fuerte)

 

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

 

 

 

 

 

TE INVITAMOS A ASISTIR Y PROMOVER LA HORA SANTA SEMANAL.

EN CATEDRAL TODOS LOS JUEVES, SE EXPONE EL SANTISIMO Y SE DA LA BENDICION.

TE ESPERAMOS ALAS 6:00 DE LA TARDE.

 

 

DEVUELVA LA PRESENTE COPIA.

POR FAVOR, NO LA MALTRATES.

 

ARCHIVO DE HORAS SANTAS

“ADOREMUS IN AETERNUM,”

CATEDRAL.

Haz click para descargar

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *