Contacta con nosotros

  “JESÚS, EL AMIGO” HORA SANTA

HAZ CLICK PARA DESCARGAR PDF

EXPOSICION 

DE RODILLAS

 

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA.

 

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium,
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.

Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus,
Miro clausit órdine.

In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.

Verbum caro, panem verum,
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum.
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum,
Sola fides súfficit.

Canta, oh lengua,

el misterio glorioso del cuerpo

y de la Sangre preciosa,

que el Rey de las naciones,

Fruto de un vientre generoso,

derramó en rescate del mundo.

 

Nos fue dado,

nos nació de una Virgen sin mancha;

y después de pasar su vida en el mundo,

una vez propagada la semilla de su palabra,

Terminó el tiempo de su destierro,

Dejando todo, en admirable orden.

 

En la noche de la Última Cena,

Sentado a la mesa con sus hermanos,

Observada la ley en el ritual de ese banquete, se dio con sus propias manos,

Como alimento para los doce.

 

El Verbo encarnado, pan verdadero,

lo convierte con su palabra en su carne,

y el vino puro se convierte en la Sangre de Cristo.

Y aunque fallan los sentidos,

Solo la fe es suficiente,

para fortalecer el corazón en la verdad.

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS  EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que dio en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

 

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz bajaste por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu Sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

CANTO

 

Espero Jesús mío, en tu suma bondad,

poder recibirte con fe y caridad.

Entre su ovejas está el Buen Pastor,

en vela continua lo tiene el amor.

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo  ahora  sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

 Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que  me separe de Ti Amén.
 

 

 

CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío  Jesucristo,………….

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y  confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN. 15,13-15.

 

Les dijo Jesús: “Nadie tiene amor más grande, que el que da la vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no les llamo siervos, sino amigos; porque el siervo no sabe, lo que hace su amo; a ustedes les he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre, se lo he dado a conocer”.

 

PALABRA DEL SEÑOR.

                             

TODOS: GLORIA A TI SEÑOR JESUS.

EX EVANGELIO SECUNDUM IOANNEM. 15,13-15.

 

sicut dilexi vos; maiorem hac dilectionem nemo habet, ut animam suam quis ponat pro amicis suis. Vos amici mei estis, si feceritis, quae ego praecipio vobis. Iam non dico vos servos, quia servus nescit quid facit dominus eius; vos autem dixi amicos, quia omnia, quae audivi a Patre meo, nota feci vobis.

 

LAUS, TIBI CHRISTE.

 

NOS PODEMOS SENTAR

                    

REFLEXION DEL SACERDOTE

 

BREVE MEDITACION

                                 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: “Ustedes son mis amigos”. En esta palabra, “amigos”, se resume la gran revelación del amor de Jesús, para con nosotros. Esta palabra de Jesús, expresa todo el enorme sentimiento del amor que encierra su Corazón, para con nosotros sus hermanos. A los antiguos, empezando por los israelitas, depositarios de la revelación de Dios, les era un imposible imaginarse a Dios, como amigo. Lo de Abraham, fue una excepción única. Ahora viene Jesús, y nos dice precisamente eso: que Él, es nuestro “amigo”.

 

El corazón del amigo es un arca abierta, sin recovecos que oculten un solo secreto. Como la amistad exige igualdad, a nosotros nos era imposible ser amigos de Dios, por mediar entre Él y nosotros, distancia infinita. Pero Dios, empeñado en ser amigo nuestro, manda a su Hijo, hecho Hombre, al mundo. Jesucristo hace suyas, todas nuestras limitaciones y miserias, y nos da a cambio, todas las riquezas de Dios, “haciéndonos participantes de su misma naturaleza divina” (2Pedro 1,4).

 

Y, ahora, sí. Ahora Dios es como nosotros y nosotros somos como Dios. Ahora podemos tutear a Dios, mirarle sin temor a los ojos, echarle una mano al hombro, darle unas palmaditas cariñosas, y sentarnos con Él, a la misma mesa.

La Iglesia dice de Jesús: “Así es mi amado, mi amigo” (Canta-res 5,16).

Y no hay cristiano, que no le llame, “Mi amigo Jesús”. Este, mi amigo, me pide que mantenga su amistad por el cumplimiento de sus deseos: “Serán mis amigos, si hacen lo que yo les mando”. Sin que se me ocurra jamás traicionarle, como Judas, a quien recriminó con amargura indecible: “Amigo, ¿con un beso me entregas?”. Y me pide que confíe siempre en Él, en su poder y en su amor: “A ustedes, mis amigos, les digo: ¡No teman!” (Lucas 12,4).

La amistad de Jesús, no se va a quebrar nunca, porque Él es el Fiel. Y si nosotros le somos también fieles, permaneceremos siempre en una igualdad pasmosa de afectos; de amor, de alegrías y pesares, de preocupaciones y esperanzas; porque somos iguales en todo. Jesús se preocupa de mí, de todos mis asuntos; Pero, son también mías, todas sus preocupaciones por la Iglesia, por la salvación de los hombres, por la suerte de los pobres y enfermos, por el ordenamiento de la sociedad según Dios.

 

Jesús, entonces, es para mí “un amigo fiel, apoyo seguro, tesoro que no tiene precio, bálsamo que suaviza mi vida entera” (Eclesiástico 6,14).

Y a semejante amigo, ¿lo encuentro en alguna parte mejor que aquí, en la Eucaristía, donde se ha quedado precisamente, para ser y tratarme siempre como el mejor amigo mío?…

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

 

 

CANTO EUCARISTICO

 

 

Cristo está conmigo,

Junto a mí va el Señor;
me acompaña siempre,
en mi vida, hasta el fin.

 

Ya no temo, Señor, la tristeza,
Ya no temo, Señor, la Soledad;
porque eres, Señor, mi alegría,
tengo siempre, tu amistad.

 

 

Cristo está conmigo,
Junto a mí va el Señor;
me acompaña siempre,
en mi vida, hasta el fin.

 

Ya no temo, Señor, a la noche,
ya no temo, Señor, la oscuridad ;
porque brilla tu luz en la sombras,
ya no hay noche, Tú eres luz.

 

 

Cristo está conmigo,
Junto a mí va el Señor;
me acompaña siempre,
en mi vida, hasta el fin.

 

Ya no temo, Señor, los fracasos,
ya no temo, Señor, la ingratitud;
porque el triunfo, Señor, en la vida,
Tú lo tienes, tú lo das.

 

Cristo está conmigo,
Junto a mí va el Señor;
me acompaña siempre,
en mi vida, hasta el fin.

 

Ya no temo, Señor, a la muerte,
ya no temo, Señor, la eternidad;
porque tú, estas allá esperando,
que yo llegue, hasta Ti.


 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

 

ORACION

 

MINISTRO: Señor Jesucristo, amigo, mi amigo Jesús. Si Tú no me hubieras llamado primero, así, ¿me hubiera yo atrevido a llamarte amigo, amigo entrañable, amigo del alma?… Hecho hombre como yo, ahora podemos ser amigos. Mi amigo Jesús, te quiero y confío del todo en Ti. Mi amigo Jesús, contigo a mi lado, no temo nada. Amigo tuyo, sin traición, quiero serte fiel

en lo que Tú me pides, en lo que Tú me mandas, en todo lo que quieres de mí.

 

ACLAMACIONES

 

LECTRO: Señor, que nos llamas a la amistad, contigo,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que te has hecho en todo, como nosotros,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que nos haces capaces de la amistad divina,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que no guardas secretos con nosotros,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que eres el Esposo-Amigo de la Iglesia,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que te interesas siempre por mí.

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que me confías los intereses tuyos,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que me animas a no tener nunca miedo,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que eres mi apoyo más seguro,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que eres el amigo, más fiel del mundo,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que eres el bálsamo de mi vida,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

LECTRO: Señor, que eres un tesoro de precio inestimable,

TODOS: Te quiero, mi amigo Jesús.

 

MINISTRO: Señor Jesús….

TODOS: gracias por llamarte y ser amigo nuestro. Yo no puedo vivir sin una amistad sincera, sin un corazón que palpite a la par del mío. Pero sólo el tuyo, sólo tu Corazón,es capaz de comprenderme y quererme sin defraudar nunca, mis ilusiones de amor.

 

MINISTRO: Madre María,….

TODOS: nadie, como Tú, disfrutó de la intimidad de Jesús. Madre e Hijo, ¡pero qué amigos los dos!… Méteme en la intimidad de Cristo. Consérvame siempre fiel a Él. Que pueda Jesús contar conmigo, igual que yo cuento siempre con la fidelidad suya.

 

NOS PONEMOS SENTAR

 

COMPROMISO

 

¿Tengo el convencimiento de que, la amistad de Jesús, es la única que no falla nunca, y quiero por eso, la amistad con Jesús?… Y si Jesús y yo somos amigos, ¿sabe Él todas mis cosas, porque se las confío yo, o es el último a quien voy a contárselas?… ¿Puede fiarse de mí en absoluto, y no le traiciono nunca?… ¿Me preocupo de sus intereses, como se preocupa Él de los míos?… Sobre todo, ¿le demuestro mi amistad íntima, cordial, en visitas a su Sagrario; llenas de amor, constantes, sin fallos lamentables; debidas a flojedad, a apatía, a frialdad?… ¿Voy a ser siempre fiel, a su amor de amigo?…

 

BREVE TIEMPO     

                           

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 


Mi Jesús Sacramentado,
yo te adoro y te bendigo;
porque oculto en el Sagrario,
te has querido estar conmigo.

 

Jesús Hostia inmaculada,
inmolada por bien mío;
que mi alma sea tu morada,
amantísimo Dios mío .

Tú eres mi Jesús amado,
el esposo prometido;
de las almas el deseado,
eres mi Jesús querido.

Eres tú la flor del campo,
lirio hermoso de los valles;
y de mi alma dulce encanto,
mi Jesús Tú bien lo sabes.

Yo te adoro y te bendigo,
porque en el Pan Consagrado;
te has querido unir conmigo,
mi Jesús Sacramentado.

Eres Tú perla preciosa,
y como astro reluciente;
eres Tú la luz hermosa,
que ilumina nuestra mente.

 

 

PRECES

 

LECTOR: Señor Jesús, que todos los que te reconocen como el Enviado de Dios, olviden sus divisiones,

 

TODOS: y se traten como amigos, en ti, Jesús, el Amigo de todos.

 

LECTOR: Señor Jesús, Tú que nos amas a todos y a todos nos quieres felices en esta vida, con la felicidad y paz que Dios da a los corazones,

 

TODOS: ayuda a todos los que sufren, a confiar en ti; ámalos, e impúlsalos a todos, a trabajar por esos hermanos más necesitados.

 

LECTOR: Señor Jesús, que todos, los aquí presentes ante la Hostia Santa, nos veamos llenos de tus bendiciones,

TODOS: haz las mismas, extensivas a todos nuestros seres queridos, que confíen en la  bondad de tu Corazón.

 

LECTOR: A nuestros queridos difuntos, dales el descanso eterno,

 

TODOS: y que un día, nos encontremos todos en la Casa del Padre, gozando de su gloria.

 

PADRE NUESTRO

CANTADO

 

 

MINISTRO: Señor Sacramentado, en el Sagrario te muestras más amigo que nunca; siempre esperando, siempre gozando con nuestra visita. Aquí nos hablas, aquí nos escuchas, aquí nos formas. Aquí, sabes hacer de nosotros una obra maestra, cuando fusionas nuestros pobres corazones con el tuyo; que es una hoguera ardiente de amor. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

PODEMOS SENTARNOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TESTIMONIOS

 

Cosas de los grandes amigos de Jesús…

 

  1. San José Rubio transita por las calles de Madrid, hablando con su gran Amigo, sin darse cuenta de que por Él, va a hacer pronto el ridículo de la manera más simpática, para darnos con su distracción, una lección soberana de amor a Cristo. Sube al tranvía, y pide al cobrador:

 

– Dos.

– ¿Dos tiquetes, Padre? ¿Para quién?

– ¡Ah, sí! Perdone. No me acordaba de que Él no paga…

Así se trataban Jesús y el bendito jesuita.

 

  1. Igual que su encantador hermano de la Compañía de Jesús, San Alonso Rodríguez, el portero del Colegio de Sión en Mallorca, que dice de sí mismo:

 

“La presencia de Cristo era tan grande, que por las calles no veía a las gentes, sino como a manera de sombras”…

 

  1. Y de San Ignacio de Loyola dice su biógrafo: “Pensando en la muerte, no podía detener sus lágrimas, de pura alegría, sabiendo que así iba por fin a verse con Cristo, olvidado por puro amor de sus intereses y descanso”…

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

                                          

ORAMOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………E INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

 

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………        

Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………

Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA,  nuestras intenciones particulares.

 

 

 

BENDICION

de rodillas

TANTUM ERGO

 

 

Tantum ergo Sacraméntum,

Venerémur cérnui:

Et antíquum documentum

Novo cedat rítui;

Præstet fides suppleméntum

Sénsuum deféctui.

 

Genitori Genitóque,

Laus et iubilátio;

Salus, honor, virtus quoque,

Sit et benedíctio;

Procedénti ab utróque

Compar sit, laudátio.

 

AMEN

 

 

Veneremos, pues,

Postrados tan portentoso Sacramento;

y la antigua imagen ceda el lugar

al nuevo rito;

Fortaleza, honor,

poder y bendición;

A la fe eleve

La incapacidad de los sentidos.

 

Al Padre y al Hijo

sean dadas alabanza y gloria,

quien procede de uno y de otro,

le sea dada igual gloria.

 

AMÉN

 

 

SACERDOTE:  Panem de caelo praestitisti,eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS: Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

OREMOS: Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

(ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE)

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más, más fuerte)

 

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

 

 

 

TE  INVITAMOS A ASISTIR Y PROMOVER LA HORA SANTA SEMANAL.

EN CATEDRAL TODOS LOS JUEVES, SE EXPONE EL SANTISIMO Y SE DA LA BENDICION.

TE ESPERAMOS ALAS 6:00 DE LA TARDE.

 

 

DEVUELVA LA PRESENTE COPIA.

POR FAVOR, NO LA MALTRATES.

 

ARCHIVO DE HORAS SANTAS

“ADOREMUS IN AETERNUM,”

CATEDRAL.

 

 

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *