Contacta con nosotros

“JESUCRISTO REY”   HORA SANTA

Haz click para descargar en PDF

EXPOSICION

 

DE RODILLAS

 

BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS,

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA.

 

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium,
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.

Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus,
Miro clausit órdine.

In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.

Verbum caro, panem verum,
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum.
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum,
Sola fides súfficit.

Canta, oh lengua,

el misterio glorioso del cuerpo

y de la Sangre preciosa,

que el Rey de las naciones,

Fruto de un vientre generoso,

derramó en rescate del mundo.

 

Nos fue dado,

nos nació de una Virgen sin mancha;

y después de pasar su vida en el mundo,

una vez propagada la semilla de su palabra,

Terminó el tiempo de su destierro,

Dejando todo, en admirable orden.

 

En la noche de la Última Cena,

Sentado a la mesa con sus hermanos,

Observada la ley en el ritual de ese banquete, se dio con sus propias manos,

Como alimento para los doce.

 

El Verbo encarnado, pan verdadero,

lo convierte con su palabra en su carne,

y el vino puro se convierte en la Sangre de Cristo.

Y aunque fallan los sentidos,

Solo la fe es suficiente,

para fortalecer el corazón en la verdad.

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que dio en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz bajaste por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu Sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

CANTO

 

Espero Jesús mío, en tu suma bondad,

poder recibirte con fe y caridad.

Entre su ovejas está el Buen Pastor,

en vela continua lo tiene el amor.

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que me separe de Ti Amén.
 

 

 

CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío Jesucristo,………….

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN. 18,33-37; 19,19.

 

Le preguntó Pilato: “¿Eres tú el rey de los judíos?”. Respondió Jesús…: “Mi reino no es de este mundo. Si fuese de este mundo, mis huestes habrían luchado por mí. Pero mi reino no es de aquí”. Le dice entonces Pilato: “Luego, ¿tú eres rey?”. Le contesta Jesús: “Sí, yo soy rey”…. Y Pilato escribió y puso el título sobre la cruz: “Jesús Nazareno, Rey de los judíos”.

 

PALABRA DEL SEÑOR.

 

TODOS: GLORIA A TI SEÑOR JESUS.

EX EVANGELIO SECUNDUM IOANNEM. 18,33-37; 19,19.

 

Pilatus dixit ei: “Tu es rex Iudaeorum? ”. Respondit Iesus: “ Regnum meum non est de mundo hoc; si ex hoc mundo esset regnum meum, ministri mei decertarent; nunc autem meum regnum non est hinc ”. Dixit itaque ei Pilatus: “ Ergo rex es tu? ”. Respondit Iesus: “ Tu dicis quia rex sum. …………………….. Scripsit autem et titulum Pilatus et posuit super crucem; erat autem scriptum: “ Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum ”.

                                        

LAUS, TIBI CHRISTE.

 

NOS PODEMOS SENTAR.

 

(REFLEXION DEL SACERDOTE)

 

BREVE MEDITACION

                                 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: “Sí, yo soy rey”, afirma solemne Jesús ante Pilato, sabiendo que su confesión le va a costar la vida.

Pero antes, ha aceptado de las turbas el homenaje: “¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor!” (Lucas 19,38).

Y describiendo su segunda venida, había dicho hacía pocos días, nada más: “Se sentará en su trono… Entonces dirá el Rey… Y el Rey les responderá”… (Mateo 20,28).

Jesús es llamado por San Pablo “el único soberano, el Rey de los reyes y el Señor de los señores” (1Timoteo 6,15).

Si es el Creador, “porque en él fueron creadas todas las cosas, y todo fue creado por él y para él”, ¿hay algo que no sea suyo?

Si “él es también la cabeza del Cuerpo, de la Iglesia” (Colosenses 1,16-18).

“conquistada con su sangre” (Hechos 20,28), ya que “hemos sido comprados a gran precio” (1Corintios 6,20), ¿no es el Rey y dueño de todos los redimidos? Y si “él debe reinar hasta que se le sometan todos sus enemigos” (1Corintios 15,25), ¿quién se escapa de su dominio universal?…

 

Al hablar así la Escritura, cualquiera pensaría que nos encontramos ante un Rey despótico, dictatorial, que nos infunde miedo y hasta verdadero terror… Pero es todo lo contrario, porque Jesús es un Rey de amor, que vuelca su Corazón divino, sobre cada uno de los que somos suyos.

 

La Liturgia describe, en el prefacio de la fiesta, las características de su reinado: “un reino eterno y universal, el reino de la verdad y la vida, el reino de la santidad y la gracia, el reino de la justicia, el amor y la paz”.

 

El reinado de Jesucristo, actuante ya en el mundo y que se consumará al final de los tiempos, exige de todos la fidelidad al Rey, la generosidad para trabajar por Él, la entrega a los más necesitados de entre sus súbditos, para que en todos se manifieste, la bondad del que es el dueño de todo.

 

El reinado de Cristo, se centra de modo muy particular en la Eucaristía, como lo proclamó el Papa Pío XI en su famoso radiomensaje al Congreso Eucarístico Internacional de Buenos Aires:

“Cristo, Rey eucarístico, vence; Cristo, Rey eucarístico, reina; Cristo, Rey eucarístico, impera; Cristo, Rey eucarístico, triunfa”.

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

¡Que viva mi Cristo que viva mi Rey!

¡Que impere doquiera triunfante su ley!

¡Que impere doquiera triunfante su ley!

¡Viva Cristo Rey, Viva Cristo Rey!

 

Mexicanos un padre tenemos,

que nos dio de la patria la unión;

a ese padre gozoso cantemos,

empuñando con fe su pendón.

empuñando con fe su pendón.

 

¡Que viva mi Cristo que viva mi Rey!

¡Que impere doquiera triunfante su ley!

¡Que impere doquiera triunfante su ley!

¡Viva Cristo Rey, Viva Cristo Rey!

 

 

El formó con su voz hacedora,

cuanto existe bajo el sol;

de la inercia y la nada incolora,

formó luz en su candente arrebol.

formó luz en su candente arrebol.

 

¡Que viva mi Cristo que viva mi Rey!

¡Que impere doquiera triunfante su ley!

¡Que impere doquiera triunfante su ley!

¡Viva Cristo Rey, Viva Cristo Rey!

 

Nuestra patria, la querida patria,

Que nos arrulló al nacer;

A él le debo, cuanto es el la vida,

Sobre todo el que sepa creer.

Sobre todo el que sepa creer.

 

¡Que viva mi Cristo que viva mi Rey!

¡Que impere doquiera triunfante su ley!

¡Que impere doquiera triunfante su ley!

¡Viva Cristo Rey, Viva Cristo Rey!

 

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

 

ORACION

 

MINISTRO: Mi Señor Jesucristo, Rey de todo y de todos, Rey de mi corazón, único dueño: de mi alma y de mi mente, de todas mis fuerzas, de todo mi ser, ¡yo te amo! Te amo, sobre todo en el Sacramento de tu amor, en el que centras tu reinado de amor, Para los tuyos que militamos aún en la tierra. Si me glorío de militar bajo tus banderas, Mi servicio lo manifestaré: trabajando por el Reino, en el apostolado, en la justicia, en la caridad y la paz, siempre más y más, siempre con más ardor, ¡por Ti, mi Señor!

 

 

 

 

ACLAMACIONES

 

LECTOR: Señor, Rey, eterno y universal.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, Rey, Creador de todas las cosas.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, Rey, que nos conquistaste con tu Sangre.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, iniciador y consumador del Reino de Dios.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, a quien todas las cosas están sometidas.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, que un día volverás, como Rey triunfador.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, que cerrarás la Historia, como dueño de todo.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, que eres Rey de justicia, de amor y de paz.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, que reinas entre nosotros, desde tu Sagrario.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, Rey, que nos pides fidelidad absoluta.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, a quien servir ya es reinar.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

LECTOR: Señor, Rey, que serás nuestro premio y gozo eternos.

TODOS: Cristo Jesús, ven y vive en mí.

 

MINISTRO: Señor Jesús….

TODOS: que me admites, como una honra, a trabajar por Ti en la extensión y consolidación de tu reinado, amándote a Ti en tu divina Persona, amándote a Ti en mis hermanos y trabajando por Ti en ellos. Dame generosidad. Dame ardor. Dame ilusión. Por un Rey como Tú, ¡vale la pena vivir y morir!

 

MINISTRO: Madre María,….

TODOS: Reina que compartes con, Jesucristo tu Hijo, su reinado universal y eterno, alcánzame la gracia que necesito para distinguirme, con verdadera gloria, como soldado fiel, en el servicio de Jesucristo, mi Rey y Señor; trabajando con ardor por Él y por mis hermanos.

 

NOS PONEMOS SENTAR

 

COMPROMISO

 

“Ya sabéis cuál es la ley de la bandera ?decía a un grupo de jóvenes el Papa Pío XI?, o no se levanta, o, si se levanta, se muere por ella”. Muy bonito y muy exigente. Es muy fácil entusiasmarse por Cristo Rey en nuestros tiempos, ante el ejemplo arrollador de tantos mártires, que han caído bajo las balas gritando ¡Viva Cristo Rey!… Pero, ¿sé decir eso, cada día, en la realidad de la vida? ¿Lo digo ante cualquier sacrificio que me exige el deber para con mi Rey? ¿Lo digo, venciendo mi pereza, cuando se trata de trabajar por el Reino? ¿Lo digo, cuando Él me llama desde su Sagrario, y, yo no tengo ganas de ir a hacerle un ratito de guardia?…

 

BREVE TIEMPO      

                           

NOS PONEMOS DE PIE      

 

CANTO EUCARISTICO

 

 

Tú reinaras, este es el grito,

que ardiente exhala nuestra fe.

Tú reinaras, ¡Oh Rey Bendito!

pues tú dijiste reinaré.

 

Reine Jesús por siempre,

Reine su corazón;

En nuestra patria,

En nuestro suelo;

Es de María la nación (bis)

 

Tú reinaras, Dulce Esperanza,

Que al alma llena de placer.

Habrá por fin paz y bonanza,

Felicidad habrá doquier.

 

 

Reine Jesús por siempre,

Reine su corazón,

En nuestra patria,

En nuestro suelo.

Es de María la nación (bis)

 

Tú reinaras, dichosa era,

Dichoso pueblo con tal rey.

Será tu cruz, nuestra bandera,

Tú amor será nuestra ley.

 

Reine Jesús por siempre,

Reine su corazón,

En nuestra patria,

En nuestro suelo.

Es de María la nación (bis)

 

 

 

PRECES

 

LECTOR: Señor Jesucristo, nosotros te confesamos Rey del Universo, y te pedimos con ansia viva:

 

TODOS: Venga a nosotros, tu Reino, Señor.

LECTOR: Muchos pueblos, de los que Tú redimiste, vagan dispersos por el mundo, sin fe y alejados de Dios:

 

TODOS: congrégalos a todos, bajo tu mando amoroso.

 

LECTOR: Señor Jesús, Tú eres nuestro guía y nuestro pastor:

 

TODOS: guarda, con solicitud especial, a los hermanos más necesitados: a los pobres, a los enfermos, a los descarriados, a los desanimados, a los que andan perdidos sin esperanza, y dales a todos tu paz.

 

LECTOR: Un día, Señor Jesús, vendrás a juzgar al mundo:

 

TODOS: haznos a todos, unos fieles seguidores, tuyos para que merezcamos contarnos entre las ovejas de tu derecha.

 

LECTOR: Tu Iglesia, Señor, es signo y dispensadora de tu paz:

 

TODOS: haz que sus pastores sean fieles administradores, de los bienes eternos, que les confiaste.

 

LECTOR: A nuestros hermanos difuntos:

 

TODOS: llévalos a la luz de tu Reino glorioso.

 

PADRE NUESTRO

CANTADO

 

MINISTRO: Señor Sacramentado, que en el Sagrario tienes tu cuartel general, para los que aquí militamos bajo tus banderas gloriosas, que en él encontremos el valor, que necesitamos para trabajar por ti, para guardarte fidelidad, para no desanimarnos nunca; sabiendo que estás con nosotros, ayudándonos en la lucha, para ser después nuestro premio. Que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén…

 

PODEMOS SENTARNOS

 

TESTIMONIOS

 

Caso muy conocido, de servicio al Rey Jesucristo, en su Sagrario. Un soldado, de la guarnición de Orleans, se escapa cada día del cuartel a la catedral, en el tiempo libre, se adelanta hasta el presbiterio, y, en posición de firme, permanece inmóvil ante el Señor. Lo encuentra así un oficial:

– ¿Qué haces aquí?

– Mi capitán, hago guardia al Señor. El rey la tiene en su palacio de París, y al Rey del Cielo no se la hace nadie..

 

En agosto de 1936 el joven Antonio Molle Lazo, de 21 años, cae en manos de los rojos, que le cortan las dos orejas, le clavan gruesos clavos en los ojos y le machacan ferozmente la nariz. Se desangra, poco a poco, sin dejar de gritar hasta morir: ¡Viva Cristo Rey! El muchacho va camino de los altares…

Como el joven sacerdote, Julio Bescós. Los rojos le dicen burlones, ante las gentes curiosas de la calle, camino de la muerte: Canta ahora aquello de ¡Guerra, guerra contra Lucifer!…

En el campo, le tiran la primera descarga: ¿Te duele? Ahora mismo te curamos. ¿No tienes nada que decir?

Sí, tengo que decir algo: ¡Viva Cristo Rey!

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

                                          

ORAMOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………E INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

 

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………

Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………

Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA, nuestras intenciones particulares.

 

BENDICION

de rodillas

TANTUM ERGO

 

 

Tantum ergo Sacraméntum,

Venerémur cérnui:

Et antíquum documentum

Novo cedat rítui;

Præstet fides suppleméntum

Sénsuum deféctui.

 

Genitori Genitóque,

Laus et iubilátio;

Salus, honor, virtus quoque,

Sit et benedíctio;

Procedénti ab utróque

Compar sit laudátio.

 

AMEN

 

 

Veneremos, pues,

Postrados, tan portentoso Sacramento;

Y la antigua imagen ceda el lugar

Al nuevo rito;

La fe eleve

La incapacidad de los sentidos.

 

Al Padre y al Hijo

Sean dadas alabanza y gloria,

Fortaleza, honor,

Poder y bendición;

quien procede de uno y de otro,

Le sea dada igual gloria.

 

AMÉN

 

 

SACERDOTE: Panem de caelo praestitisti, eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS: Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

OREMOS: Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

(ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE)

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                          (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más, más fuerte)

 

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

 

 

 

 

 

TE INVITAMOS A ASISTIR Y PROMOVER LA HORA SANTA SEMANAL.

EN CATEDRAL TODOS LOS JUEVES, SE EXPONE EL SANTISIMO Y SE DA LA BENDICION.

TE ESPERAMOS ALAS 6:00 DE LA TARDE.

 

DEVUELVA LA PRESENTE COPIA.

POR FAVOR, NO LA MALTRATES.

ARCHIVO DE HORAS SANTAS

“ADOREMUS IN AETERNUM,”

CATEDRAL.

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *