Contacta con nosotros

 “JESUCRISTO, PASIÓN DE AMOR” HORA SANTA

 

 DESCARGAR EN PDF

EXPOSICION

 

DE RODILLAS

 

BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS,

 

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA.

 

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium,
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus
Miro clausit órdine.

In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.

Verbum caro, panem verum
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum,
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum,
Sola fides súfficit.

Canta, oh lengua,

el misterio glorioso del cuerpo

y de la Sangre preciosa,

que el Rey de las naciones,

Fruto de un vientre generoso,

Derramó en rescate del mundo.

 

Nos fue dado,

nos nació de una Virgen sin mancha;

y después de pasar su vida en el mundo,

una vez propagada la semilla de su palabra,

Terminó el tiempo de su destierro

Dando una admirable disposición.

 

En la noche de la Última Cena,

Sentado a la mesa con sus hermanos,

Después de observar plenamente

La ley sobre la comida legal,

se da con sus propias manos,

Como alimento para los doce.

 

El Verbo encarnado, pan verdadero,

lo convierte con su palabra en su carne,

y el vino puro se convierte en la sangre de Cristo.

Y aunque fallan los sentidos,

Solo la fe es suficiente

Para fortalecer el corazón en la verdad.

 

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS  EN TI SEÑOR…………..PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que derramó en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR………..PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria Padre.

 

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz desciendes por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR………PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo  ahora  sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que  me separe de Ti. Amén.
CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío  Jesucristo,………….

 

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y  confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar,  AMEN.

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN. 21,15-17.

 

Después de haber comido, dice Jesús a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?”, Le dice él: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Le dice Jesús: “Apacienta mis corderos”. Vuelve a decirle por segunda vez: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?”. Le dice él: “Sí, Señor, tú sabes que yo te quiero”. Le dice Jesús: “Apacienta mis ovejas”. Le dice por tercera vez: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?”. Se entristeció Pedro de que le preguntase por tercera vez: “¿Me quieres?”, y le dijo: “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que yo te quiero”.

 

PALABRA DEL SEÑOR.

 

TODOS: GLORIA A TI SEÑOR JESUS.

 

EX EVANGELIO SECUNDUM  IOANNEM. 21,15-17.

 

Cum ergo prandissent, dicit Simoni Petro Iesus: “Simon Ioannis, diligis me plus his?”. Dicit ei: “ Etiam, Domine, tu scis quia amo te ”. Dicit ei: “ Pasce agnos meos ”. Dicit ei iterum secundo: “ Simon Ioannis, diligis me?”. Ait illi: “ Etiam, Domine, tu scis quia amo te ”. Dicit ei: “Pasce oves meas ”. Dicit ei tertio: “ Simon Ioannis, amas me? ”. Contristatus est Petrus quia dixit ei tertio: “ Amas me?”, et dicit ei: “ Domine, tu omnia scis, tu cognoscis quia amo te ”. Dicit ei: “ Pasce oves meas”.

 

LAUS, TIBI CHRISTE.

 

NOS PODEMOS SENTAR.

 

REFLEXION DEL SACERDOTE

 

BREVE MEDITACION

                                 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: El apóstol San Pablo, que decía de sí mismo: “Renuncio a saber otra cosa que a Cristo Jesús” (1Corintios 2,2), deseaba a los fieles de Éfeso: “Que Cristo habite por la fe en sus corazones, para que, arraigados y cimentados en el amor, puedan comprender, junto con todos los creyentes, cuál es la anchura y la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo; un amor que supera todo conocimiento y que les llena de la plenitud misma de Dios” (Efesios 3,17-19).

Este amor es infinito en todas sus dimensiones. Por su anchura, abarca a todos los hombres de todos los tiempos. Por su longitud, se hace insondable, sin fondo, en los inacabables siglos futuros. Por su altura, nos hace vernos a nosotros como hijos de Dios, en el seno mismo de Dios. Por su profundidad, se hunde en la eternidad de Dios, antes, mucho antes de la creación del mundo…

Metidos así en Cristo, ¿en qué se convierte Cristo para nosotros?…

 

Él se convierte en el aire que respiramos, como quería San Macario: “¡Respiren siempre a Cristo!”.

 

Se hace comida nuestra, sobre todo en la Eucaristía, y nos dice por San Agustín: “Yo soy el pan de los grandes. ¡Cómeme!”.

 

Se hace bebida nuestra, como nos dice San Ambrosio: “Bebe a Cristo, porque es la vid verdadera. Bebe a Cristo, porque es la roca de la que brotó agua. Bebe a Cristo, porque es fuente de vida. Bebe a Cristo, porque es la acequia que alegra la ciudad. Bebe a Cristo, porque de sus entrañas manarán torrentes de agua viva. Bebe a Cristo, y así beberás la sangre que te ha redimido”.

 

Se convierte en nuestro sueño místico, que no nos deja ni dormir, como expresó el poeta Beato Raimundo Llull: “Su rostro en aquella tarde tuve tan impreso en mí, que, porque no se borrara, me empeñaba en no dormir”.

 

Estos grandes santos, con expresiones tan bellas, enlazan con la antigua Iglesia, que nos dice por San Ignacio de Antioquía, discípulo de los Apóstoles y mártir insigne: “Una sola cosa importa, que yo me halle en Cristo Jesús, para el verdadero vivir”.

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

 

 

Yo no soy nada y del polvo  nací,

Pero Tú me amas y moriste por mí.

Ante la cruz sólo puedo exclamar:

Tuyo soy, tuyo soy.

 

Toma mis manos, te pido,

Toma mis labios, te amo.

Toma mi vida,

Oh Padre, tuyo soy, (tuyo soy).

 

Cuando de rodillas te miro Jesús,

Veo tu grandeza y mi pequeñez.

Qué puedo darte yo, todo mi ser,

Tuyo soy, tuyo soy.

 

Toma mi manos, te pido,

Toma mis labios, te amo.

Toma mi vida,

Oh Padre, tuyo soy, (tuyo soy).

 

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

 

ORACION

 

MINISTRO: Señor mío Jesucristo, ideal de las almas grandes y vida de su vida, ¿Cuándo te conoceré como ellas? ¿Cuándo te amaré yo, así?¿Cuándo trabajaré por Ti, como los más generosos? ¿Cuándo te haré amar, como debes ser amado? Dame la gracia de conocerte, de amarte, de seguirte, de hacer algo por Ti entre mis hermanos. Que tu amor me lleve a darme a los demás, para que todos juntos, Construyamos el mundo en la paz de tu Corazón.

 

ACLAMACIONES

 

LECTOR: Tú, en quien el Padre nos ve, nos elige y nos salva.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, en quien se recapitulan todas las cosas.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, que eres el centro y el eje del universo.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, por quien nosotros somos hijos de Dios.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, en quien todos nosotros somos hermanos.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, por quien tenemos la herencia de la vida eterna.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, dado por el Padre al mundo, como su mayor gracia.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, centro del amor de todos los corazones.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, ideal por el que yo quiero vivir y morir.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, clave de toda mi vida espiritual y apostólica.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, objetivo único, de toda mi vida

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

LECTOR: Tú, que serás nuestra felicidad eterna en el Cielo.

TODOS: ¡Mi Señor Jesucristo, yo te amo!

 

 

MINISTRO: Señor Jesús….

 

TODOS: que eres el camino, la verdad y la vida. Hazme conocerte cada vez, más profundamente. Hazme amarte cada vez, con más ardor. Hazme seguirte cada, con más fidelidad. Sólo así llenarás mi vida entera y sólo así mi vida será digna de Ti.

 

MINISTRO: Madre María,….

 

TODOS: no puedo pedirte una gracia más agradable a ti, que el conocimiento y el amor de mi Señor Jesucristo. Que, como Tú, guarde sus palabras en mi corazón, que las medite sin cesar, que las asimile y las viva, para que sea Jesús y únicamente Jesús, la ilusión de mi existencia entera.

 

NOS PONEMOS SENTAR

                       

 

COMPROMISO

 

Esas expresiones y ejemplos de los grandes santos de la Iglesia, han de ser para mí un estímulo poderoso, que me obligue a amar apasionadamente a Jesucristo y a trabajar para su gloria entre los hermanos, que Él confía a mi generosidad. Mi amor ha de polarizarse entre Jesucristo y el hermano que me necesita. ¿Amo ardorosamente a Jesucristo, en su Persona? En especial, ¿lo busco en su Sagrario? Cuando trabajo por mis hermanos, ¿miro en ellos a la Persona de Jesucristo? ¿O bien, la ayuda que les presto es puramente social, filantrópica, sin que sea yo capaz de hacerles amar al Señor, que mueve toda mi actividad? ¿Trato de meter el amor de Cristo en sus corazones?…

 

 

BREVE TIEMPO     

 

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

 

 

 

CANTO EUCARISTICO

 

 

 

Tan cerca de mí, tan cerca de mí,

Que hasta lo puedo tocar,

Jesús está aquí.(bis).

 

 

No busques a Cristo en lo alto,

Ni lo busques en la oscuridad.

Muy dentro de ti, en tu corazón,

Puedes adorar a tu Señor.

 

Le hablaré sin miedo al oído,

Le contaré las cosas que hay en mí.

y que sólo a Él, le interesarán,

El es más que amigo para mí.

 

Míralo a tu lado por la calle,

Caminando entre la multitud.

Muchos no lo ven, porque ciegos son,  Ciegos de ceguera espiritual.

 

 

PRECES

 

LECTOR: Dios, que nos ama, sabe también lo que nos falta. Nosotros acudimos a su bondad  inmensa, y le decimos:

 

TODOS: Te alabamos, te amamos y confiamos en ti.

 

LECTOR: Señor Jesús, Rey del universo, que nos has revelado el amor inmenso del Padre y nos has dado el Espíritu Santo para amar como ama Dios:

 

TODOS: Derrama el amor divino en nuestros corazones y que transforme nuestra vida de terrena, en celestial.

 

LECTOR: Señor Jesús, que en el Cielo donde eres nuestro Mediador, intercedes siempre por nosotros:

 

TODOS: Ábrenos la puerta de tu Corazón y haz que te sirvamos siempre con santidad y justicia.

 

LECTOR: Señor Jesús, que te identificas sobre todo con el pobre, el desvalido, el que sufre:

 

TODOS: Derrama la paz de tu amor sobre los , que viven sin esperanza.

LECTOR: Señor Jesús, cólmanos de tu gracia, a los que te hemos hecho este rato de compañía:

 

TODOS: Y haz que nunca, nos separemos de ti.

 

LECTOR: Señor Jesús, abre a los difuntos las puertas de la gloria:

 

TODOS: Para que participen plenamente de la salvación.

 

 

PADRE NUESTRO

CANTADO

 

                         

MINISTRO: Señor Sacramentado, a quien tenemos siempre en la Eucaristía tan cerca, tan cerca de nosotros. Atráenos hacia ti de manera irresistible; encadénanos a tu Sagrario; y, cuando salgamos de tu presencia, que sea ardiendo en amor, a tu adorable Persona y a los hermanos que confías a nuestra generosidad. Así sea.

 

 

PODEMOS SENTARNOS

                                                

 

TESTIMONIOS

 

Santa Margarita María, la gran confidente del Corazón de Jesús, cuando iba a comulgar vio una vez a Jesús, en medio de la Sagrada Hostia, resplandeciente mucho más que el Sol, con una luminosidad imposible de soportar. Y durante una meditación ante el Sagrario, esta luz sobre toda luz, salió de la llaga del costado de Cristo e inundó el corazón de Margarita María. Se abrió el Divino Corazón de Jesús y brotó de él, una llama tan ardiente que consumía a la dichosa santa, a la cual dijo Jesús:

 

“Dame tu corazón”.

 

Cuenta Margarita: Yo le dije que lo tomara. Él lo aceptó y lo puso dentro de su costado. Allí estaba como un átomo pequeño, que se consumía en un horno de fuego ardiente. Luego volvió a sacarlo en forma de llama, y me lo colocó de nuevo en su sitio, mientras me decía:

 

“Ahí tienes una preciosa prenda de mi amor, que deposita en tu costado una pequeña chispa de su ardiente llama y te servirá de corazón consumiéndote hasta el último momento. Y su ardor no se ha de extinguir”.

 

Concluye la Santa: Después de este gran favor, yo no sabía si me hallaba en el cielo o en la tierra.

 

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

ORAMOS POR NUESTROS ENFERMOS,   

POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO………  PEDIMOS POR LAS INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

 

 

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………        

Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………

Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

 

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA,  nuestras intenciones particulares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BENDICION

de rodillas

TANTUM ERGO

 

 

 

 

Tantum ergo Sacraméntum,

Venerémur cérnui:

Et antíquum documentum

Novo cedat rítui;

Præstet fides suppleméntum,

Sénsuum deféctui.

 

Genitori Genitóque,

Laus et iubilátio;

Salus, honor, virtus quoque,

Sit et benedíctio;

Procedénti ab utróque

Compar sit laudátio.

 

AMEN

 

 

Veneremos, pues,

Postrados, tan portentoso Sacramento;

Y la antigua imagen ceda el lugar

Al nuevo rito;

La fe eleve

La incapacidad de los sentidos.

 

Al Padre y al Hijo

Sean dadas alabanza y gloria,

Fortaleza, honor,

Poder y bendición;

A quien procede de uno y de otro,

Le sea dada igual gloria.

 

AMÉN


 

SACERDOTE: Panem de caelo praestitisti, eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS:

 

Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

OREMOS:

 

Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

(ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE)

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más, más fuerte)

 

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

 

 

TE  INVITAMOS A ASISTIR Y PROMOVER LA HORA SANTA SEMANAL.

EN CATEDRAL TODOS LOS JUEVES, SE EXPONE EL SANTISIMO Y SE DA LA BENDICION.

TE ESPERAMOS ALAS 6:00 DE LA TARDE.

 

 

DEVUELVA LA PRESENTE COPIA.

POR FAVOR, NO LA MALTRATES.

 

ARCHIVO DE HORAS SANTAS

“ADOREMUS IN AETERNUM,”

CATEDRAL.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *