Contacta con nosotros

IV DOMINGO DE CUARESMA

 

(Jos 5, 9. 10-12 / Sal 33 / 2 Cor 5, 17-21 / Lc 15, 1-3. 11-32)

“Haz la prueba y verás que bueno es el Señor”, fue la respuesta que dimos al salmo de este día, en ella reconocemos quién es Dios y cómo es su manera de actuar: siempre es rebosante en bondad.

Pablo exhorta a la comunidad a reconocer que Dios reconcilió a cada uno de nosotros consigo por medio de Cristo, por Cristo renunció voluntariamente a tomar en cuenta los pecados de todos los seres humanos.

Sólo necesitamos dejarnos mover por su gracia, para así, reconocer la salvación de Dios y volvernos justos y santos.

Eso hizo el hijo de la parábola del “Padre buenos” se atrevió a acercarse al Padre, reconocer que había fallado, él hasta se humilla y pide ya no ser visto como hijo sino como esclavo.

Recibiendo todo lo contrario, lo dignifican, le devuelven la paz, pero sobre todo él descubre a ese Padre que lo esperaba. Conoce más a Dios en la experiencia de la misericordia.

¿nos atreveríamos a hacer lo que él y asi poder valorar más la acción diaria de Dios, o seremos como el hermano mayor que por estar viendo sólo lo malo del hermano, ignora la presencia continua de Dios en su vida?

“El que vive según Cristo es una creatura nueva; para él todo lo viejo ha pasado. Ya todo es nuevo” ¿Por qué aferrarse y no cambiar en absoluto? Hagamos la prueba.

(JLSS)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *