HORA SANTA  “ARDIENTEMENTE HE DESEADO”

 

DESCARGAR EN PDF

http://diocesisdemexicali.org/wp-content/uploads/2017/02/1.-ARDIENTEMENTE-HE-DESEADO.pdf

DESIDERIO DESIDERAVI HANC PASCHAM MANDUCARE VOBISCUM.

 EXPOSICION

 

DE RODILLAS

 

BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS,

 

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA

 

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi
Rex effúdit géntium.
Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus
Miro clausit órdine.In supremæ nocte coenæ
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ
Se dat súis mánibus.
Verbum caro, panem verum
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum,
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum
Sola fides súfficit.
Cante la voz del Cuerpo más glorioso el misterio sublime y elevado, y la Sangre preciosa, que amoroso, en rescate del mundo ha derramado; siendo fruto de un vientre generoso el Rey de todo el orbe, más sagrado.

Dado para nosotros, y nacido de una Virgen intacta y recogida, conservando en el mundo y esparciendo semilla de palabra que da vida, con orden admirable y estupendo, el tiempo concluyó de su venida.

La noche ya postrera, la noche deseada, estando ya la cena aparejada, convida a sus hermanos, y cumplida la sombra y ley primero, con sus sagradas manos por el legal cordero les da a comer su cuerpo verdadero.

Aquella creadora Palabra, con palabra sin mudarse, lo que era pan, ahora en carne hace tornarse, y el vino en propia sangre transformarse. Y puesto que el grosero sentido se acobarda y desfallece, el corazón sincero por eso no enflaquece, porque la fe le anima y favorece.

 

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS  EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino la sangre, que dio por mí en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

 

Padre Nuestro, Ave María  y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz desciendes por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María  y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo  ahora  sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que  me separe de Ti Amén.
CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío  Jesucristo,………….

 

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y  confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia infinita, que me perdonaras y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

LECTURA DE LOS SANTOS EVANGELIOS.

 

“Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en este mundo, los amó hasta el fin” (Juan 13,1-2).

 

“Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con los apóstoles y les dijo: Ardientemente he deseado comer esta pascua con ustedes antes de padecer; porque les digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios” (Lucas 22,14-16).

 

“Y mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió, y dándoselo a sus discípulos, dijo: Tomen, coman, esto es mi cuerpo. Tomó luego una copa y, habiendo dado gracias, se la pasó diciendo: Beban de ella todos, porque esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por todos para el perdón de los pecados” (Mateo 26,26-28).

 

“Hagan esto en conmemoración mía” (Lucas 22,19).

PALABRA DE DIOS.

 

TODOS: TE ALABAMOS SEÑOR.

 

LECTIO SACROSANCTIS EVANGELIIS.

 

“Ante diem autem festum Paschae, sciens Iesus quia venit eius hora, ut transeat ex hoc mundo ad Patrem, cum dilexisset suos, qui erant in mundo, in finem dilexit eos. ( Ioannem 13,1-2).

 

 

Et cum facta esset hora, discubuit, et apostoli cum eo, et ait illis: “Desiderio desideravi hanc pascham manducare vobiscum, antequam patiar. Dico enim

vobis: Non manducabo illud, donec impleatur in regno Dei ”.(Lucam 22,14-16).

 

Cenantibus autem eis, accepit Iesus panem et benedixit ac fregit deditque discipulis et ait: “Accipite, comedite: hoc est corpus meum”.
Et accipiens calicem, gratias egit et dedit illis dicens: “Bibite ex hoc omnes:
Hic est enim sanguis meus novi testamenti, qui pro multis effunditur in remissionem peccatorum.( Matthaeum 26,26-28).

 

“Hoc facite in meam commemorationem”.(Lucam 22,19).

 

 

DEO GRATIAS.

 

 

 

NOS PODEMOS SENTAR

 

                    

REFLEXION DEL SACERDOTE

 

BREVE MEDITACION

 

 

                                 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: El Corazón de Cristo vibra en la Última Cena con unos sentimientos sublimes, imposibles de expresar y comprender. Jesús nos abre su alma de par en par. Esta noche, ante el odio de los enemigos que han jurado su desaparición, parece como si Jesús dijera: Los hombres me quieren echar del mundo, ¡pues yo, no me quiero ir! Los hombres me gritan: ¡Fuera!… Y yo les respondo: ¡No me voy! ¡Con los míos me quedo!…

 

Es entonces cuando toma el pan y la copa, mientras nos dice: Yo les doy esto; me doy yo, y no por un instante, no por esta noche nada más, sino para siempre, hasta que vuelva a ustedes, al final del mundo.

 

Encargo que recogió San Pablo: “Por lo mismo, cada vez que coman este pan y beban este cáliz, anuncien la muerte del Señor hasta que vuelva” (1Corintios 11,16).

 

Y aquí tenemos nosotros a Jesús, en forma de pan y de vino, como Víctima en el Altar, como comida en la Comunión, como compañero en el Sagrario.

Jesús no permite que nos presentemos ante Dios con las manos vacías, y se nos pone en ellas sobre el Altar, como la Víctima del Calvario ya glorificada, para que podamos tributar con esta Víctima al Padre, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria…

 

Jesús no quiere que en el peregrinar pasemos hambre y quien es en el Cielo el pan que sacia a los Ángeles, se nos da a nosotros en comida por la Comunión, para henchirnos de la vida de Dios…

 

Jesús no tolera una separación definitiva de nosotros. En el monumento del Jueves Santo, expuesto en la custodia y reservado en el sagrario, se queda para hacer a la Iglesia de la Tierra, la misma compañía que hace a la Iglesia del Cielo: allí entre los esplendores de la gloria, aquí en las sombras y en el ámbito de la fe…, pero tan realmente en la Tierra, como está en el Cielo.

 

Así será hasta el fin. Hasta que Jesús responda definitivamente al grito de su Iglesia: “¡Ven, Señor Jesús!” (Apocalipsis 22,20).

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

 


Como el Padre me amó

Yo os he amado.

Permaneced en mi amor,

Permaneced en mi amor.

 

 

Si guardáis mis palabras

y como hermanos os amáis,

Compartiréis con alegría

El don de la fraternidad.

 

Si os ponéis en camino

Sirviendo siempre a la verdad,

Fruto daréis en abundancia;

Mi amor se manifestará.

 

Como el Padre me amó

Yo os he amado.

Permaneced en mi amor,

Permaneced en mi amor.

 

 

No veréis amor tan grande

Como aquél que os mostré.

Yo doy la vida por vosotros,

Amad como yo os amé.

 

Si hacéis lo que os mando

y os queréis de corazón,

Compartiréis mi pleno gozo

De amar como Él me amo

 

 

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

 

ORACION

MINISTRO

Mi Señor Jesucristo, mi Señor del Jueves Santo.

Quiero penetrar en los sentimientos de tu Corazón.

Al darte Tú en la Eucaristía, estás ardiendo en amor por mí.

Yo quiero también arder de amor por ti.

Quiero que tu Altar, tu Mesa y tu Sagrario

sean el centro donde gravite mi vida entera.

Contigo me ofrezco como hostia al Padre.

Con tu Cuerpo y tu Sangre sacio mis ansias de ti.

Y en tu Sagrario, tu tienda de campaña entre nosotros,

yo me encierro para estar siempre contigo, Señor

 

 

 

ACLAMACIONES

 

LECTOR: Señor, mi Señor de la Última Cena.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, que en la Ultima Cena te nos diste sin reserva.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, que te pusiste en nuestras manos como Víctima santa.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, que nos haces una hostia contigo.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, que nos diste tu Cuerpo como alimento celestial.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, Pan que por mí bajas del Cielo.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, Pan que me llenas hasta saciarme con la vida de Dios.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, que me embriagas con tu Sangre divina.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, que en la Comunión me unes estrechamente contigo.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, que por mí te quedas siempre en el Sagrario.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, que me esperas de continuo para darme tu amor.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

LECTOR: Señor, mi Señor de la Última Cena.

TODOS: Te amo ardientemente, Jesús.

 

MINISTRO: Señor Jesús….

TODOS: Tú nos amaste siempre, pero en la última noche hiciste llegar tu amor hasta el fin. Es imposible contemplarte en la Ultima Cena y no abrasarse de amor por ti. “¡Permanezcan en mi amor!”, nos dijiste emotivamente. Y en tu amor yo quiero vivir y morir.

 

MINISTRO: Madre María,….

TODOS: Tú nos diste a Jesús, fruto de tus entrañas, y nos lo sigues dando como un latido de tu Corazón. Haz que yo lo sepa recibir y encerrar dentro de mí con el mismo amor con que lo recibías Tú cuando te lo alargaban las manos de los Apóstoles, en espera de la comunión eterna del Cielo.

 

NOS PODEMOS SENTAR

 

COMPROMISO

 

LECTOR: Ardientemente deseó Jesús celebrar aquella Cena para dárseme del todo a mí. ¿Siento yo por Él lo mismo que Él sintió por mí?… Si su Corazón arde tan intensamente por mí, ¿arde el mío de igual manera por Él?… ¿Es la Misa la cumbre hacia la que tiende y de la que deriva mi vida entera?… ¿Me acerco con hambre insaciable cada día, o cada semana al menos, a la mesa de la Comunión?… El Sagrario del templo, donde Jesús espera, ¿me deja indiferente?…

 

¡Mi Señor Jesucristo, conforma mi corazón con aquel Corazón tuyo de la Última Cena!

 

BREVE TIEMPO

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 


Un mandamiento nuevo

Nos da el Señor:

Que nos amemos todos

Como El nos amó.

 

Como a mí me ama el Padre,

Así yo los he amado.

La señal de los cristianos

Es amarse como hermanos.

 

Un mandamiento nuevo

Nos da el Señor:

Que nos amemos todos

Como El nos amó.

 

El que no ama a sus hermanos.

Miente si a Dios dice que ama.

Donde existe amor fraterno

Cristo está y está su Iglesia.

 

Un mandamiento nuevo

Nos da el Señor:

Que nos amemos todos

Como El nos amó.

 

Amar es estar al lado

Del que es pobre y olvidado.

No amemos de palabra

Sino de obra y de verdad.

 


 

 

PRECES

 

LECTOR: Al darte gracias por el amor inmenso con que nos amaste al instituir la Sagrada Eucaristía.

 

TODOS: haz que tanto amor te lo paguemos con un gran amor de nuestros corazones.

 

LECTOR: Tú que renuevas sobre el Altar tu sacrificio del Calvario.

 

TODOS: une nuestros sacrificios de cada día a tu misma oblación para gloria del Padre, bien de nuestras almas y salvación del mundo.

 

LECTOR: Cuando te das a nosotros en la Comunión.

 

TODOS: llénanos de tu vida divina y enséñanos a darnos también sin reservas a los hermanos que nos necesitan.

 

LECTOR: Porque Tú permaneces en el Sagrario con presencia viva entre nosotros.

 

TODOS: concédenos a nosotros permanecer siempre unidos a ti, hasta que nos lleves contigo a tu Reino glorioso, sin que nos arranquen de tu Corazón las cosas de este mundo que pasan.

 

PADRE NUESTRO

(CANTADO)

 

MINISTRO:

Señor Sacramentado, no permitas que tu presencia en la Eucaristía resulte estéril por nuestra apatía y desamor. Haz que cada uno de nosotros te ame. Que te desee. Que te reciba. Que te haga compañía constante. Si deseaste con ardor darte a nosotros, ardientemente también queremos nosotros estar contigo. Así sea.

 

PODEMOS SENTARNOS

 

 

 

TESTIMONIOS

 

LECTOR: El llamado Santísimo Misterio de San Juan de las Abadesas. En 1231 fue depositada una Forma consagrada en el interior de la cabeza de Cristo Crucificado. Se perdió la memoria de tan singular Sagrario. En 1426 apareció incorrupta la Hostia cuando se quiso restaurar la imagen. Ahí empezó la veneración del “Santísimo Misterio”. La imagen fue destruida en la persecución religiosa de 1936.

 

Es una idea genial la de este Sagrario. Porque sólo en el cerebro de Cristo pudo anidar la idea de la Eucaristía como memorial de su Pasión. San Juan Bautista Vianney lo expresaba con sencillez profunda en sus catequesis:

 

“Hijos míos, cuando el Señor quiso dar alimento a nuestra alma para sostenerla en la peregrinación por el mundo, paseó su mirada por todas las cosas creadas y no encontró nada digno de ella. Entonces se reconcentró en sí mismo y resolvió entregarse”.

 

Este idea del amor de Cristo al darse en la Eucaristía la expresó mejor que nadie el encantador San Gerardo Mayela cuando oye al Señor que le dice desde el Sagrario:

 

Tú estás un poco loquillo.

A lo que contesta el simpático religioso:

Jesús, más loco estás Tú, que te has hecho prisionero por mi amor.

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………POR LAS INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

 

Padre Nuestro que estas en el Cielo,…………………………

Dios te Salve María, llena eres de Gracia,…………………

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo………………

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA,  nuestras intenciones particulares.

 

BENDICION

de rodillas

TANTUM ERGO

 

Tantum ergo Sacraméntum,
Venerémur cérnui:
Et antíquum documentum
Novo cedat rítui;
Præstet fides suppleméntum
Sénsuum deféctui.
Genitori Genitóque,
Laus et iubilátio;
Salus, honor, virtus quoque,
Sit et benedíctio;
Procedénti ab utróque
Compar sit laudátio.AMÉN.
Honremos, pues, echados por tierra, tan divino Sacramento; y queden desechados, pues vino el cumplimiento, los ritos del Antiguo Testamento. Y si el sentido queda pasmado de tanta y nueva cosa, lo que él no puede, pueda, ose lo que él no osa, la fe determinada y animosa.

Gloria al Omnipotente, y al gran Engendrador y al Engendrado y al inefablemente de entrambos inspirado, igual alabanza, igual honor sea dado.

AMÉN.

SACERDOTE:  Panem de caelo praestitisti,eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS:

 

Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

OREMOS:

 

Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

(ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE)

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confió.                           (Más, más fuerte)

 

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *