Contacta con nosotros

“EN CRISTO JESÚS”   HORA SANTA  

Haz click para descargar en PDF

EXPOSICION

 

DE RODILLAS

 

BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS,

 

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA.

 

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium,
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus,
Miro clausit órdine.

In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.

Verbum caro, panem verum,
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum.
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum,
Sola fides súfficit.

Canta, oh lengua,

el misterio glorioso del cuerpo

y de la Sangre preciosa,

que el Rey de las naciones,

Fruto de un vientre generoso,

derramó en rescate del mundo.

 

Nos fue dado,

nos nació de una Virgen sin mancha;

y después de pasar su vida en el mundo,

una vez propagada la semilla de su palabra,

Terminó el tiempo de su destierro,

Dejando todo, en admirable orden.

 

En la noche de la Última Cena,

Sentado a la mesa con sus hermanos,

Observada la ley en el ritual de ese banquete, se dio con sus propias manos,

Como alimento para los doce.

 

El Verbo encarnado, pan verdadero,

lo convierte con su palabra en su carne,

y el vino puro se convierte en la Sangre de Cristo.

Y aunque fallan los sentidos,

Solo la fe es suficiente,

para fortalecer el corazón en la verdad.

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que dio en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz bajaste por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu Sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

CANTO

 

Espero Jesús mío, en tu suma bondad,

poder recibirte con fe y caridad.

Entre su ovejas está el Buen Pastor,

en vela continua lo tiene el amor.

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que me separe de Ti Amén.
 

 

 

CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío Jesucristo,………….

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN. 15, 5-6,8-9.

 

Les dijo Jesús: “Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no pueden hacer nada. Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden… La gloria de mi Padre está en que den mucho fruto, y sean mis discípulos. Como el Padre me amó, yo también les he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor”.

 

PALABRA DEL SEÑOR.

                             

TODOS: GLORIA A TI SEÑOR JESUS.

 

EX EVANGELIO SECUNDUM IOANNEM. 15,5-6,8-9.

 

Ego sum vitis vos palmites qui manet in me et ego in eo hic fert fructum multum quia sine me nihil potestis facere si quis in me non manserit mittetur foras sicut palmes et aruit et colligent eos et in ignem mittunt et ardent…….

in hoc clarificatus est Pater meus ut fructum plurimum adferatis et efficiamini mei discipuli sicut dilexit me Pater et ego dilexi vos manete in dilectione mea

 

LAUS, TIBI CHRISTE.

 

NOS PODEMOS SENTAR

                    

REFLEXION DEL SACERDOTE

 

BREVE MEDITACION

                                 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: “En Cristo Jesús”, “En el Señor”…, son unas expresiones continuas de San Pablo, el cual nos indica con ellas toda la mística cristiana, a saber: que Cristo y yo, porque soy miembro suyo, no somos más que UNO.

 

Es lo que Jesús nos ha dicho con la vid y los sarmientos, con el tronco del árbol y las ramas.

 

De ahí, esas afirmaciones tan sorprendentes del Apóstol, que meditamos sin alcanzar nunca su profundidad: “Mi vivir es Cristo”. “Vivo yo, pero ya no soy yo quien vivo, sino que es Cristo quien vive en mí”.

 

Unidos entonces a Cristo, llegamos a la unión más grande con la Divinidad: “Que Cristo habite por la fe en sus corazones, para que arraigados y cimentados en el amor… se vayan llenando de toda la plenitud de Dios” (Filipenses 1,21. Gálatas 2,20. Efesios 3,17-19).

 

Si nuestra vida se funde así con la de Cristo, si somos de Él y para ÉI, “si tanto en la vida como en la muerte somos del Señor” (Romanos 14,8), hemos de tener cifrada toda nuestra ilusión en conocerlo, amarlo, manifestarlo y darlo. Conocerlo, porque, como dice el mismo Jesús dirigiéndose a su Padre, “esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú enviaste, Jesucristo” (Juan 17,3).

 

Amarlo y conocerl, hasta sentir lo de Pablo: “¿Quién nos separará del amor de Cristo?”… No le cabía al apóstol en la cabeza que alguien no amara al Señor. Y por eso exclama: “¡Sea maldito quien no ame a nuestro Señor Jesucristo!” (Romanos 8,35. 1Corintios 16,22).

 

Manifestarlo, porque deben los demás contemplar fuera, la vida que nosotros llevamos dentro. “Ustedes brillan como antorchas en el mundo, en medio de una generación depravada”, era el elogio de Pablo a los queridos cristianos de Filipos (Filipenses 2,5).

 

Darlo, ya que no podemos guardarnos a ese Cristo egoístamente solo, en nuestro corazón. Como Pablo, hemos de sentir remordimientos, si no lo anunciamos: “¡Hay de mí, si no predico el Evangelio!” (1Corintios 9,16).

Este ideal cristiano lo sintetizó el Papa Pablo VI en estas palabras programáticas: “Debemos buscar el sentido de la vida humana y de la Historia en Cristo Jesús, para darles valor, belleza, grandeza y unidad”.

 

 

NOS PONEMOS DE PIE

                           

CANTO EUCARISTICO

 

Juntos, cantando la alegría,

de vernos unidos en la fe y el amor;

Juntos, sintiendo en nuestras vidas,

la alegre presencia del Señor.

 

Somos la iglesia peregrina que El fundó,

somos un pueblo que camina sin cesar;

Entre cansancios y esperanzas hacia Dios,

nuestro amigo Jesús nos llevará.

 

Hay una fe, que nos alumbra con su luz;

Una esperanza que empapó nuestro esperar;

Aunque la noche nos envuelva en su inquietud,

nuestro amigo, JESÚS, nos guiara.

 

Es el Señor, quien nos acompaña al caminar,

con su ternura a nuestro lado siempre va.

Si los peligros nos acechan por doquier,

nuestro amigo Jesús nos salvara.

 

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

ORACION

 

MINISTRO: Mi Señor Jesucristo, yo sólo quiero vivir en ti, de ti, y para ti. Tú eres el centro en que gravita mi vida entera. Mis pensamientos, mis afectos, mis acciones, mis actividades, no tendrán más que un objetivo: Tú, tu Persona, Cristo Jesús. Haz que te conozca cada vez más profundamente. Haz que te amé cada vez, con más ardor. Haz que te manifieste cada vez, con más nitidez. Haz que te sepa dar cada vez, con más generosidad a todos.

Sólo así habré conseguido mi gran ideal: ¡JESUCRISTO!…

 

ACLAMACIONES

 

LECTOR: Señor, en quien el Padre, nos eligió para ser sus hijos.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, en quien el Padre, nos santifica y nos salva.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, en quien el Padre, nos ama como te ama a ti.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, porque hacia ti, me dirige siempre el Espíritu Santo.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, porque eres el centro y el eje del Universo.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, porque todas las cosas han sido recapituladas en ti.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, porque Tú has de ser la clave de mi vida entera.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, porque sólo en ti, podré realizarme cumplidamente.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, porque en vida y en muerte, soy del todo para ti.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, porque quiero amarte sin medida alguna.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, porque quiero que Tú seas el fin último de mi vida.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

LECTOR: Señor, porque en la eternidad serás mi dicha sin fin.

TODOS: Hazme vivir en ti, Cristo Jesús.

 

MINISTRO: Señor Jesús….

TODOS: ideal de las almas grandes, nuestra existencia no es nada sin ti. Está vacía del todo, carece de sentido y, no vale la pena vivirla. Ilusióname de ti de tal manera, que te busque sin cesar en todo cuanto soy, tengo, y hago. Me doy del todo a ti, igual que Tú, te me has dado todo a mí, Cristo Jesús.

 

MINISTRO: Madre María,….

TODOS: nadie como Tú, ha sido tan totalmente de Jesús, ni nadie lo ha conocido ni amado, como Tú. Infúndeme esa tú, entrega total a Cristo el Señor, para que viva en Él, trabaje con Él, me dé a todos por Él, y muera finalmente en Él, para que sea Él, mi gozo eterno.

 

NOS PODEMOS SENTAR

 

COMPROMISO

 

“Ser uno con Dios, permanecer en su amor”, Este ideal es muy grande, entusiasma a todo amante de Jesucristo y me debe entusiasmar a mí como a nadie. Pero, ¿es ésta la realidad de mi vida?… ¿No sufro mil veces la frustración más deplorable, cuando contrasto la altura de mi ideal, con la pequeñez de mis esfuerzos?… ¿Hago que Jesús llene mi cabeza porque pienso mucho en Él; que llene mi corazón porque arde siempre en su amor; que domine mi día entero, porque trabajo siempre con Él y por Él?… ¿Aprovecho la presencia real de Jesús en la Eucaristía, para crecer de continuo en su vida, en su amistad?…

 

BREVE TIEMPO      

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

Gracias, quiero darte, por amarme:
gracias, quiero darte yo a Ti, Señor;
Hoy soy feliz, porque te conocí;
Gracias, por amarme, a mí también.

Yo quiero ser, Señor amado,
como el barro, en manos del alfarero;

Toma mi vida, hazla de nuevo:
Yo quiero ser,
un vaso nuevo.

 

Te conocí y te amé,

Te pedí perdón y me escuchaste;

Si te ofendí, perdóname Señor,
pues te amo, y nunca te olvidaré.

Yo quiero ser, Señor amado,
como el barro, en manos del alfarero;

Toma mi vida, hazla de nuevo,
Yo quiero ser,
un vaso nuevo.

 

PRECES

 

LECTOR: Señor, Dios nuestro, que por tu Hijo en quien vivimos, nos colmas de todos tus bienes, oye nuestro clamor:

 

TODOS: Que la alegría y la paz reinen en el mundo entero.

 

LECTOR: Señor Jesucristo, que nos haces UNO, contigo:

 

TODOS: mantén siempre unida a tu Iglesia, en Ti, por nuestros Pastores.

 

LECTOR: Señor Jesucristo, porque sin ti, no somos ni podemos hacer nada:

 

TODOS: queremos contar siempre contigo, para alcanzar la Vida Eterna.

 

LECTOR: Señor Jesucristo, porque queremos dar mucho fruto:

 

TODOS: haznos asiduos comensales del banquete de la Eucaristía.

 

LECTOR: Señor Jesucristo, porque hay muchos hermanos que sufren:

 

TODOS: haznos trabajar por su fe y bienestar, porque son de su derecho.

 

LECTOR: Señor Jesucristo, a los hermanos difuntos, que murieron en ti:

 

TODOS: dales el descanso eterno en la visión de tu gloria.

 

 

PADRE NUESTRO

CANTADO

 

 

MINISTRO: Señor Sacramentado, que en la Eucaristía llevas nuestra unión contigo hasta el colmo de hacer de todos nosotros un solo cuerpo y una sola sangre; Que cada Comunión estreche más y más nuestro amor y nuestra vida con la vida y el amor tuyos, para poder decir con verdad que vivimos sin vivir en nosotros, mientras esperamos con ilusión grande el momento que nos estrecharás a todos contigo, en un abrazo irrompible. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

PODEMOS SENTARNOS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TESTIMONIOS

 

Santa Catalina de Siena, Doctora de la Iglesia, en un fenómeno místico sorprendente, experimentó un cambio de corazones. Jesús le sacó a Catalina el corazón, y a los dos días le puso dentro, su propio Corazón Divino, mientras le decía:

 

“Así como el otro día yo te quité tu corazón, ahora te doy el mío, para que en adelante vivas con él para siempre”.

Y Catalina oraba desde ese momento:

 

“Señor, yo te recomiendo tu corazón”.

 

Lo cual no es más que la expresión de lo que ocurre en cada cristiano unido a Jesús, como nos asegura San Pablo: “Ya no soy yo quien vivo; es Cristo quien vive en mí”.

 

Y esto no lleva a desentenderse del mundo, sino a darse a él, con el ahínco con que Jesús se dio hasta parar en la cruz por la salvación de todos. El mismo Señor le dijo a Catalina: “Yo trato de unirte más estrechamente a mí mediante el amor a tu prójimo”.

 

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

                                          

ORAMOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………E INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

 

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………

Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………

Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA, nuestras intenciones particulares.

 

 

 

BENDICION

de rodillas

TANTUM ERGO

 

 

 

Tantum ergo Sacraméntum,

Venerémur cérnui:

Et antíquum documentum

Novo cedat rítui;

Præstet fides suppleméntum

Sénsuum deféctui.

 

Genitori Genitóque,

Laus et iubilátio;

Salus, honor, virtus quoque,

Sit et benedíctio;

Procedénti ab utróque

Compar sit, laudátio.

 

AMEN

 

 

 

Veneremos, pues,

Postrados tan portentoso Sacramento;

y la antigua imagen ceda el lugar

al nuevo rito;

Fortaleza, honor,

poder y bendición;

A la fe eleve

La incapacidad de los sentidos.

 

Al Padre y al Hijo

sean dadas alabanza y gloria,

quien procede de uno y de otro,

le sea dada igual gloria.

 

AMÉN


SACERDOTE: Panem de caelo praestitisti,eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS:

 

Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

OREMOS:

 

Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

(ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE)

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más, más fuerte)

 

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

 

TE INVITAMOS A ASISTIR Y PROMOVER LA HORA SANTA SEMANAL.

EN CATEDRAL TODOS LOS JUEVES, SE EXPONE EL SANTISIMO Y SE DA LA BENDICION.

TE ESPERAMOS ALAS 6:00 DE LA TARDE.

 

 

DEVUELVA LA PRESENTE COPIA.

POR FAVOR, NO LA MALTRATES.

 

ARCHIVO DE HORAS SANTAS

“ADOREMUS IN AETERNUM,”

CATEDRAL.

 

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *