Contacta con nosotros

“EL SACRAMENTO DEL AMOR” HORA SANTA

Haz click para descargar

“EL SACRAMENTO DEL AMOR”

 HORA SANTA

 EXPOSICION

DE RODILLAS

 

BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS,

 

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA.

 

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium,
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus,
Miro clausit órdine.

In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.

Verbum caro, panem verum,
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum.
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum,
Sola fides súfficit.

Canta, oh lengua,el misterio glorioso del cuerpo

y de la Sangre preciosa,

que el Rey de las naciones,

Fruto de un vientre generoso,

derramó en rescate del mundo.

 

Nos fue dado,

nos nació de una Virgen sin mancha;

y después de pasar su vida en el mundo,

una vez propagada la semilla de su palabra,

Terminó el tiempo de su destierro,

Dejando todo, en admirable orden.

 

En la noche de la Última Cena,

Sentado a la mesa con sus hermanos,

Observada la ley en el ritual de ese banquete, se dio con sus propias manos,

Como alimento para los doce.

 

El Verbo encarnado, pan verdadero,

lo convierte con su palabra en su carne,

y el vino puro se convierte en la Sangre de Cristo.

Y aunque fallan los sentidos,

Solo la fe es suficiente,

para fortalecer el corazón en la verdad.

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que dio en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz bajaste por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu Sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

CANTO

 

Espero Jesús mío, en tu suma bondad,

poder recibirte con fe y caridad.

Entre su ovejas está el Buen Pastor,

en vela continua lo tiene el amor.

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que me separe de Ti Amén.
 

 

 

CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío Jesucristo,………….

 

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN. 17,1. 24-26.

Jesús levantó los ojos al cielo, y dijo: “Padre, yo quiero que donde yo estoy estén también los que tú me has dado, para que contemplen mi gloria, la que tú me has dado, porque me has amado antes de la creación del mundo. Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido y éstos han conocido que tú me has enviado. Yo les he dado a conocer tu nombre, y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me has amado esté en ellos y yo esté en ellos”.

PALABRA DEL SEÑOR.

                                            

TODOS: GLORIA A TI SEÑOR JESUS.

 

EX EVANGELIO SECUNDUM IOANNEM.17,1.24-26.
Haec locutus est Iesus; et sublevatis oculis suis in caelum, dixit: “Pater, quos dedisti mihi, volo ut ubi ego sum, et illi sint mecum: ut videant claritatem meam, quam dedisti mihi: quia dilexisti me ante constitutionem mundi. Pater iuste, mundus te non cognovit; ego autem te cognovi, et hi cognoverunt quia tu me misisti; et notum feci eis nomen tuum et notum faciam: ut dilectio, qua dilexisti me, in ipsis sit, et ego in ipsis”.

 

LAUS, TIBI CHRISTE.

 

NOS PODEMOS SENTAR

                    

REFLEXION DEL SACERDOTE

 

BREVE MEDITACION

                                 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: Esto lo dijo Jesús cuando acababa de instituir la Eucaristía, llamada el “Sacramento del Amor”, porque en ella el amor de Cristo se desbordó hasta lo indecible, como nos dice el Concilio de Trento: “Nuestro Salvador instituyó este Sacramento en el cual echó el resto de las riquezas de su divino amor para con los hombres, dejándonos un monumento de sus maravillas”.

El Papa León XIII dirá por su cuenta: “La Santísima Eucaristía es el don divinísimo salido de lo más íntimo del Corazón del mismo Redentor, que quería esta estrechísima unión con los hombres”.

Y comentará el Beato Federico Ozanam: “En la Eucaristía se consuma el supremo abrazo de Cristo con los hombres”.

 

Estas expresiones no son algo que nos inventemos nosotros, sino que son nacidas de la Palabra de Dios. El Cuerpo de Cristo que aquí nos comemos es aquel del que dijo Jesús: “se entregará por ustedes” (Lucas 22,19). Fue una entrega nacida del amor más hondo, como nos asegura San Pablo: “Cristo nos amó, y se ofreció a sí mismo a Dios en oblación y hostia de olor suavísimo” (Efesios 5,2).

Por eso atrae nuestros corazones al verlo en la cruz: “Cuando yo sea levantado sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí” (Juan 12,32).

Y porque se dio por amor, ahora cosecha amor. Pues, al dársenos además en comunión, establece una unión tan íntima entre Él y el comulgante, que los dos corazones se funden en uno solo: “Quien come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él” (Juan 6,57).

Así lo hacía el Señor, dice el Catecismo Romano, “para que en todo tiempo se cumpliese con toda verdad y propiedad aquel dicho: mis delicias son estar con los hombres” (Proverbios 8,31).

 

Este amor entre Cristo y el que comulga se hace extensivo, necesariamente, hacia todos los miembros de la Iglesia. La Eucaristía es el lazo más fuerte entre todos nosotros, que, al comer un mismo pan, nos conjuntamos cada vez más como miembros los unos de los otros.

 

Nos lo recuerda el Papa León XIII: “He aquí lo que quiso Jesucristo cuando instituyó este augusto Sacramento: excitando el amor de Dios, quiso fomentar el mutuo amor entre los hombres”. Es un imposible en la Iglesia el comulgar y no amarnos los unos a los otros.

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

Altísimo Señor, que supiste juntar
a un tiempo en el altar, ser Cordero y Pastor.
Quisiera con fervor amar y recibir
a quien por mí quiso morir.

 

Cordero divinal, por nuestro sumo bien,
inmolado en Salén, en tu puro raudal.
de gracias celestial, lava mi corazón,
que el fiel te rinde adoración.

 

Altísimo Señor, que supiste juntar
a un tiempo en el altar, ser Cordero y Pastor.
Quisiera con fervor amar y recibir
a quien por mí quiso morir.

Suavísimo maná, que sabe a dulce miel,
ven y del mundo vil, nada me gustará.
Ven y se trocará del destierro cruel,
con tu dulzura, la amarga hiel.

 

Altísimo Señor, que supiste juntar
a un tiempo en el altar ser, Cordero y Pastor.
quisiera con fervor amar y recibir
a quien por mí quiso morir.

 

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

ORACION

 

Sólo tu amor, Jesús, pudo imaginar, inventar y realizar este prodigio de la Eucaristía en el que has encerrado todos los tesoros divinos. Yo quiero fundirme en ti para tener los dos un solo corazón, para ser también un solo corazón con mis hermanos, a fin de que todos en tu Iglesia seamos por el amor

la imagen viviente de la Trinidad Santísima, tal como Tú se lo pediste al Padre en oración ardiente: “Que todos sean uno, como lo somos nosotros”.

 

ACLAMACIONES

 

LECTOR: Señor, que estás presente en el Sacramento del Amor.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores.

LECTOR: Señor, que en la Eucaristía echaste el resto de tu amor.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores.

LECTOR: Señor, que buscas una unión estrechísima con nosotros.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores.

LECTOR: Señor, que aquí nos das el abrazo supremo de tu amor.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores

LECTOR: Señor, que por amor te entregaste a la pasión y a la cruz.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores.

LECTOR: Señor, que nos has dejado aquí el memorial de tu amor.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores.

LECTOR: Señor, que nos arrastras a amarte con todo el corazón.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores

LECTOR: Señor, que permaneces en nosotros cuando te recibimos.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores

LECTOR: Señor, que tienes tus delicias en estar con nosotros.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores

LECTOR: Señor, que nos unes contigo a todos los hermanos.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores

LECTOR: Señor, que nos haces amarnos a todos con un solo corazón.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores.

LECTOR: Señor, que consumarás nuestro amor en la Gloria celestial.

TODOS: Te cantamos, amor de los amores.

 

MINISTRO: Señor Jesús….

TODOS: yo, que voy buscando amor y no tengo más felicidad que vivir en el amor, quiero sentir los efluvios de tu amor inmenso en este divinísimo Sacramento, amor de los amores. Que sacie mis grandes ansias de amar en ese tu amor que me das aquí y que nunca me fallará.

 

MINISTRO: Madre María,….

TODOS: que ardes en amor a Jesús como ningún otro corazón puede arder. Enséñame a amar a mi Señor Jesucristo. Arrástrame siempre hacia ese Jesús, que se me da en la Eucaristía con amor indecible, para amarle yo a Él como Él me ama a mí.

 

NOS PONEMOS SENTAR

 

COMPROMISO

 

La Eucaristía nació del amor de Cristo; aquí está Cristo ardiendo de amor a nosotros y en la Eucaristía nos sentimos hermanos todos los hombres, porque en este banquete nos sentamos juntos los ricos y los pobres, los sanos y los enfermos, los señores y los criados, todas las clases sociales y todas las razas… ¿Vivo yo el amor personal a Cristo, y se lo manifiesto con muchas y ardientes Misas, Comuniones y Visitas a su Sagrario?… Por Cristo y con Cristo, que se nos da a todos por igual, ¿amo a todos mis hermanos, no guardo resentimiento contra ninguno y ayudo a cualquiera que está en necesidad?… ¿Es el amor, centrado en la Eucaristía, el motor de mi vida entera?..

 

BREVE TIEMPO      

                           

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

 

Mi Jesús sacramentado,
yo te adoro y te bendigo,
porque oculto en el sagrario,
has querido estar conmigo (2).

 

Jesús Hostia inmaculada,
inmolada por bien mío,
que mi alma sea tu morada,
amantísimo Dios mío (2).

 

Mi Jesús sacramentado,
yo te adoro y te bendigo,
porque oculto en el sagrario,
has querido estar conmigo (2).

 

Tú eres mi Jesús amado,
el esposo prometido,

de las almas el deseado,
eres mi Jesús querido (2).

 

Eres tú la flor del campo,
lirio hermoso de los valles,
y de mi alma dulce encanto,
mi Jesús Tú bien lo sabes (2).

 

Mi Jesús sacramentado,
yo te adoro y te bendigo,
porque oculto en el sagrario,
has querido estar conmigo (2).

 

 

PRECES

 

LECTOR: Pagando amor con amor, y con ansias grandes de acrecentar nuestro amor a Jesucristo y los hermanos, pedimos con fe.

 

TODOS: Señor Jesús, mantén y acrecienta en nosotros el amor.

LECTOR: Porque sabemos que con el amor somos todo y sin el amor no somos nada.

 

TODOS: llena, Señor, nuestros corazones con aquel amor en que ardía incesantemente tu Corazón divino.

LECTOR: Que el amor manifestado por ti al instituir este divino Sacramento se vea correspondido por nuestra gratitud y entrega.

 

TODOS: y seas Tú, Señor Jesús, el centro en el que gravite nuestra vida entera.

 

LECTOR: Porque Tú, Señor, vives en cada uno de nuestros hermanos, y te amamos a ti cuando los amamos a ellos.

 

TODOS: haz que nos demos a ellos con la misma generosidad con que Tú te nos diste a todos en este Sacramento de tu amor.

 

 

PADRE NUESTRO

CANTADO

 

MINISTRO: Señor Sacramentado, fragua y escuela del amor de un Dios que nos amó hasta el fin, hasta el exceso del amor. Al sentarnos en tu mesa, al acudir a tu Sagrario, abrásanos en los incendios de tu amor divino y haz que salgamos amando también intensamente a todos nuestros hermanos, igual que los amas Tú. Así sea.

 

PODEMOS SENTARNOS

                                          

TESTIMONIOS

 

La Beata María Rafols llevaba en el Hospital una vida durísima, de trabajo intenso, de cansancio continuo. El Señor Sacramentado era su fuerza durante el día, y por la noche, cuando más necesitaba dormir, se pasaba largas horas en silencio profundo ante el Sagrario, donde la encontraban sus hermanas, que se estimulaban a hacer lo mismo. Jesús y los hermanos necesitados constituían para ellas un mismo y único amor.

 

Igual que la santa Madre Teresa de Calcuta, la cual nos cuenta su historia,

Teníamos Adoración sólo una vez por semana. Pero en 1973 hubo una petición unánime de las hermanas:

 

¡Queremos tener Adoración todos los días!

 

Les insistí:

¿Cómo quieren que tengamos Adoración todos los días con tanto trabajo como nos agobia?

 

El caso es que comenzamos con la Adoración diaria, y he comprobado, y lo digo con toda sinceridad, cómo desde entonces hay en nuestra comunidad un amor mucho más íntimo a Jesús, más comprensión entre todas, un amor con más compasión hacia los pobres, y hemos duplicado el número de las vocaciones.

 

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

                                          

ORAMOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………E INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

 

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………

Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………

Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA, nuestras intenciones particulares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BENDICION

de rodillas

TANTUM ERGO

 

 

Tantum ergo Sacraméntum,

Venerémur cérnui:

Et antíquum documentum

Novo cedat rítui;

Præstet fides suppleméntum

Sénsuum deféctui.

 

Genitori Genitóque,

Laus et iubilátio;

Salus, honor, virtus quoque,

Sit et benedíctio;

Procedénti ab utróque

Compar sit, laudátio.

 

AMEN

 

Veneremos, pues,

Postrados tan portentoso Sacramento;

y la antigua imagen ceda el lugar

al nuevo rito;

Fortaleza, honor,

poder y bendición;

A la fe eleve

La incapacidad de los sentidos.

 

Al Padre y al Hijo

sean dadas alabanza y gloria,

quien procede de uno y de otro,

le sea dada igual gloria.

 

AMÉN

 

 

SACERDOTE: Panem de caelo praestitisti,eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS:

Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

 

OREMOS:

Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

(ACLAMAR, AL UNISONO, CON EL SACERDOTE)

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos.

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más, más fuerte)

 

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

 

 

TE INVITAMOS A ASISTIR Y PROMOVER LA HORA SANTA SEMANAL.

EN CATEDRAL TODOS LOS JUEVES, SE EXPONE EL SANTISIMO Y SE DA LA BENDICION.

TE ESPERAMOS ALAS 6:00 DE LA TARDE.

 

 

DEVUELVA LA PRESENTE COPIA.

POR FAVOR, NO LA MALTRATES.

 

ARCHIVO DE HORAS SANTAS

“ADOREMUS IN AETERNUM,”

CATEDRAL.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *