Contacta con nosotros

DOMINGO V DE PASCUA (Hch 14, 21-27 / Sal 144 / Ap 21,1-5 / Jn 13, 31-33. 34-35)

 

El mandamiento nuevo dado por nuestro Señor en el Evangelio es: amarnos los unos a los otros como él nos ha amado, es decir, entregándose totalmente, no haciendo distinción de personas, orando por el otro, siendo su servidor, etc…

Es tan grande este mandamiento que lo pone como garantía y testimonio de nuestro discipulado, “por este amor reconocerán todos que ustedes son mis discípulos”. ¿Cómo ando en mi manera de amar? ¿Es pura o busca beneficios personales?

Después de nuestra experiencia de amor de Dios, no podemos más que alegrarnos cuando sabemos que otro está viviendo esta maravillosa experiencia.

Pablo y Bernabé, nos dan un gran ejemplo, se alegran por la apertura a la fe por parte de los paganos y comparten su alegría; animaban a los discípulos de Jesús a Perseverar en la fe.

Aclaraban que es cierto que hay que pasar por muchas tribulaciones, pero en todas ellas saldremos vencedores por aquel que nos amó, ama y amará. El amor de Dios hace nuevas todas las cosas.

Pidámosle a Dios experimentar su amor y así demostrar con nuestras obras y actitudes que somos discípulos que se saben muy amados.

(P. JLSS)

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *