Contacta con nosotros

“DENTRO DE TUS LLAGAS”   HORA SANTA

 DESCARGAR EN PDF

EXPOSICION

 

DE RODILLAS

 

BENDITO, BENDITO, BENDITO SEA DIOS,

 

Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.

 

PANGE LINGUA.

 

Pange, lingua, gloriosi
Córporis mystérium,
Sanguinísque pretiósi,
Quem in mundi prétium
Fructus ventris generósi,
Rex effúdit géntium.Nobis datus, nobis natus
Ex intácta Vírgine,
Et in mundo conversátus,
Sparso verbi sémine,
Sui moras incolátus,
Miro clausit órdine.

In supremæ nocte coenæ,
Recumbens cum frátribus,
Observata lege plene
Cibis in legálibus,
Cibum turbæ duodenæ,
Se dat súis mánibus.

Verbum caro, panem verum,
Verbo carnem éfficit,
Fitque Sanguis Christi merum.
Et, si sensus déficit,
Ad firmandum cor sincerum,
Sola fides súfficit.

Canta, oh lengua,

el misterio glorioso del cuerpo

y de la Sangre preciosa,

que el Rey de las naciones,

Fruto de un vientre generoso,

derramó en rescate del mundo.

 

Nos fue dado,

nos nació de una Virgen sin mancha;

y después de pasar su vida en el mundo,

una vez propagada la semilla de su palabra,

Terminó el tiempo de su destierro,

Dejando todo, en admirable orden.

 

En la noche de la Última Cena,

Sentado a la mesa con sus hermanos,

Observada la ley en el ritual de ese banquete, se dio con sus propias manos,

Como alimento para los doce.

 

El Verbo encarnado, pan verdadero,

lo convierte con su palabra en su carne,

y el vino puro se convierte en la Sangre de Cristo.

Y aunque fallan los sentidos,

Solo la fe es suficiente,

para fortalecer el corazón en la verdad.

ESTACION AL SANTISIMO

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

CREEMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA FE.

Padre Nuestro, Ave María y gloria al Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Yo creo Jesús mío que estas en el altar,
oculto en la hostia te vengo a adorar.
Adoro en la hostia, el cuerpo de Jesús,
en el vino, la sangre, que dio en la cruz.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

ESPERAMOS EN TI SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA ESPERANZA.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

Canto
Por amor al hombre moriste en una cruz,
y al cáliz bajaste por nuestra salud.
Jesús Rey del Cielo, que estás en el altar,
tu Cuerpo, tu Sangre, nos das sin cesar.

 

En los cielos y en la tierra sea para siempre alabado.

El corazón amoroso de Jesús sacramentado.

 

TE AMAMOS SEÑOR…PERO AUMENTA NUESTRA CARIDAD.

Padre Nuestro, Ave María y gloria Padre.

 

Alabemos y demos gracias en cada instante y momento.

Al santísimo y dignísimo sacramento.

 

CANTO

 

Espero Jesús mío, en tu suma bondad,

poder recibirte con fe y caridad.

Entre su ovejas está el Buen Pastor,

en vela continua lo tiene el amor.

 

 

COMUNIÓN ESPIRITUAL

 

Creo, Jesús mío, que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte en mi alma. Mas no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven a lo menos

Espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Y Como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno enteramente a TI. No permitas, Señor, que me separe de Ti Amén.
 

 

 

CANTO
Bendito, bendito, bendito sea Dios,
los ángeles cantan y alaban a Dios.
Bendito, bendito, bendito sea Dios,

Los ángeles cantan y alaban a Dios

 

 

CONTINUAMOS DE RODILLAS

 

ACTO DE PREPARACION

 

MINISTRO: Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

 

TODOS: Amen.

 

MINISTRO: Señor mío Jesucristo,………….

 

TODOS: Dios y Hombre verdadero, Creador, Padre y Redentor mío, por ser tu quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente enmendarme y confesarme a su tiempo .Ofrezco cuanto bueno hiciere en satisfacción de mis pecados. Confió en tu bondad y misericordia, que me perdonarás y me darás gracia para nunca más pecar. AMEN

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

PROCLAMACION DE LA PALABRA

 

DEL LIBRO DE LOS SALMOS. 21,1-18.

 

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?… Yo soy un gusano, no un hombre, vergüenza de la gente, deprecio del pueblo; al verme, se burlan de mí, hacen visajes, menean la cabeza diciendo: “Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; que lo libre, si tanto lo quiere”… Me acorrala un tropel de novillos, me cercan los toros de Basán; abren contra mí las fauces leones que descuartizan y rugen… Tengo los huesos descoyuntados… Mi garganta está seca como una teja, la lengua se me pega al paladar; me aprietas contra el polvo de la muerte. Me acorrala una jauría de mastines, me cerca una banda de malhechores; me taladran las manos y los pies, puedo contar todos mis huesos.

 

PALABRA DE DIOS.

 

TODOS: TE ALABAMOS SEÑOR.

 

EX LIBRO PSALMORUM. 21,1-18.

 

Deus meus, quare me dereliquisti? Ego autem sum vermis et non homo, opprobrium hominum et abiectio plebis. Omnes videntes me deriserunt me; Locuti sunt labiis, moverunt caput: “ Speravit in Domino, eripiat eum; salvum faciat eum, quoniam vult eum. Circumdederunt me vituli multi, tauri Basan obsederunt me. Aperuerunt super me os suum sicut leo rapiens et rugiens. dissoluta sunt omnia ossa mea. Aruit tamquam testa palatum meum,
et lingua mea adhaesit faucibus meis, et in pulverem mortis deduxisti me. Quoniam circumdederunt me canes multi, concilium malignantium obsedit me. Foderunt manus meas et pedes meos,et dinumeravi omnia ossa mea.

 

DEO GRATIAS.

 

NOS PODEMOS SENTAR

                    

REFLEXION DEL SACERDOTE

 

BREVE MEDITACION

 

RELEXION GENERAL

 

LECTOR: Las llagas de Cristo, que consideramos hoy en sus dolores atrocísimos, son la fuerza, el refugio y el descanso de nuestras almas que luchan. La Iglesia aplicará a Jesús, muchos pasajes de los Profetas y Salmos, para hacernos, ver lo terrible de los sufrimientos del Salvador. Por ejemplo:

 

“Fue llagado por causa de nuestras maldades” (Isaías 53,5). Los pecadores “aumentaron más y más el dolor de mis llagas” (Salmo 68,27). “Pondrán sus ojos en mí, a quien traspasaron”, mientras se preguntarán: “¿Qué llagas son esas en medio de tus manos?”. Y oirán la respuesta: “Estas llagas me las abrieron en la casa de mis amigos” (Zacarías 12,10; 13,6).

Cuando miramos las llagas del Crucificado, nos dominan personalmente dos sentimientos profundos: el dolor y la esperanza.

Primero, el dolor. ¿Quién causó semejante carnicería? Yo, y nadie más que yo, como confieso con el poeta: “La piel divina os quitan las sacrílegas manos: no digo de los hombres, pues fueron mis pecados”.

 

Segundo, la confianza. ¿Qué puedo temer? Nada. ¡Pues todo esto fue por mí, para dejarme patente la puerta de la Gloria!… “Nadie tendrá disculpa diciendo que cerrado halló jamás el Cielo si el Cielo va buscando. Pues Vos, con tantas puertas en pies, manos y costado, estáis de puro abierto casi descuartizado”.

 

Ha sido creencia común en la Iglesia, que Jesucristo conserva en su cuerpo resucitado, esas llagas ahora llenas de gloria, como nos dice San Ambrosio: “Ha querido conservar hasta en el Cielo las heridas que recibió por nosotros, para corroborar nuestra fe y enardecer nuestra devoción; y porque quiere mostrar siempre a Dios el precio de nuestro rescate”.

 

A esto añade San Juan Crisóstomo: “Cristo conservó las llagas de su cuerpo para que en el día del Juicio den testimonio de su pasión contra los que niegan al Hijo de Dios Crucificado”. ¿Qué excusa podrán presentar los condenados al ver en estas llagas lo que Cristo hizo por ellos?…

Y con estas llagas aparece Jesús, ahora ante los ojos de mi fe, aquí en el Sagrario. ¡Cuánto me amó Jesús! ¡Cómo me aseguran estas llagas que me sigue amando y que no cesa de interceder por mí ante el Padre!…

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

Caminaré, en presencia del Señor.

Caminaré, en presencia del Señor…

 

Amo al Señor porque escucha mi voz suplicante,

Porque inclina su oído hacia mí,….

El día que lo invoco…

Caminaré, en presencia del Señor.

Caminaré, en presencia del Señor…

 

Me envolvían en redes de la muerte,

Caí en tristeza y en angustia,

Invoque el Nombre del Señor,….

¡Señor, Salva Mi Vida!

 

Caminaré, en presencia del Señor,

Caminaré, en presencia del Señor…..     

 

NOS PONEMOS DE RODILLAS

 

ORACION

 

MINISTRO: ¡Dentro de tus llagas, escóndeme! ¡Cuántas veces te lo he dicho, Señor! Ahora te lo digo, con más convicción que nunca. En estas llaga tuyas, hallo yo mi refugio. Dentro de ellas, no temo la prueba y la tentación. En ellas encuentro mi fuerza, al sentirme débil. En ellas, el estímulo en las luchas de la vida. En ellas, mi descanso en las fatigas. En ellas, el lenitivo en mi dolor.

En ellas, la seguridad de mi salvación.

 

ACLAMACIONES

 

LECTOR: Jesús, llagado despiadadamente en tu pasión.

TODOS: Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado en todo tu cuerpo por la flagelación.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado en tu sagrada cabeza por las espinas.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado en tus hombros por el pesado patíbulo.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado en la cruz por los clavos crueles.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado en tu costado por la lanza del soldado.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado para demostrarnos tu infinito amor.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado para ser el perdón de nuestros pecados.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado para encontrar en ti nuestro refugio.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado para ser nuestra fuerza en la lucha.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado para ser Tú, nuestro descanso.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

LECTOR: Jesús, llagado para que te amemos como Tú nos amas.

TODOS Dentro de tus llagas, escóndeme.

 

MINISTRO: Señor Jesús….

TODOS: tus llagas, ahora cinco soles en el Cielo, le están diciendo al Padre lo mucho que me amas y has hecho por mí. Ellas expían mis pecados. ¡Perdónalos, Señor! Ellas son mi esperanza. ¡Sálvame, Señor! Ellas son mi amor. ¡Haz que te quiera, Señor!

 

 

MINISTRO: Madre María,….

TODOS: no podemos imaginar, tu dolor cuando contemplabas en el Calvario, las llagas que destrozaron el cuerpo de tu Jesús. Hago mías las palabras de ese himno tan bello: “Clava en mí las llagas del Crucificado, divide conmigo tus penas atroces”.

 

NOS PODEMOS SENTAR

 

COMPROMISO

 

El Papa Inocencio VI escribió: “¿Qué cosa más saludable que estas llagas, de las cuales procede nuestra salvación, y en las cuales pueden curarse siempre las almas?”. Y el Padre Nieremberg dice emocionadamente: “¿Qué son esas cinco llagas sino otras tantas bocas que están jurando que Vos me amáis?”. Entonces, puedo y debo hacerme dos preguntas. ¿Lavo con frecuencia las manchas de mi alma en la Sangre que fluye de las llagas de Cristo, sobre todo en el Sacramento de la Penitencia? ¿Puedo jurarle yo con mis sacrificios a Cristo que le amo, lo mismo que Él me jura su amor a mí?…

 

NOS PONEMOS DE PIE

 

CANTO EUCARISTICO

 

Mi alma espera en el Señor,
mi alma espera en su palabra.
Mi alma espera en el Señor,
porque en él, está la salvación.

Desde lo hondo, a ti grito, Señor.
Señor, escucha mi voz, estén tus oídos atentos.,
a la voz de mi súplica.

 

Mi alma espera en el Señor,
mi alma espera en su palabra.
Mi alma espera en el Señor,
porque en él está la salvación.

Si llevas cuentas de los delitos, Señor.
¿quién podrá resistir?, pero de ti procede el perdón.,
y así infundes respeto.

 

Mi alma espera en el Señor,
mi alma espera en su palabra.
Mi alma espera en el Señor,
porque en él está la salvación.

Mi alma aguarda al Señor, más que el centinela la aurora.
Aguarde Israel al señor, como el centinela la aurora.,
Porque del señor viene la misericordia y la redención copiosa.,
y él redimirá a Israel de todos sus delitos.

 

PRECES

 

LECTOR: Contemplando el cuerpo de Jesucristo, atravesado por llagas profundas, pedimos al Padre:

 

TODOS: Señor Dios nuestro, ten piedad de tu pueblo.

 

LECTOR: Tú, Señor Jesús, que secabas las lágrimas de todos los que lloraban y acudían a ti:

 

TODOS: pon tus ojos de bondad en los pobres y en todos los que sufren.

 

LECTOR: Escucha de modo especial, los gemidos de los agonizantes:

 

TODOS: y mándales tus santos ángeles que los conforten y lleven a ti., junto con aquellos, que les precedieron con el signo de la fe.

 

LECTOR: Que los que viven alejados de tu gracia, con peligro de su salvación:

 

TODOS: vuelvan confiados sus ojos a ti, que salvas a todos los que redimiste, con tus llagas benditas.

 

LECTOR: Y a nosotros,, danos tu bendición:

 

TODOS: para que perseveremos en tu gracia y en tu amor.

 

 

PADRE NUESTRO

CANTADO

 

 

MINISTRO: Señor Sacramentado, aquí en la Santa Hostia, nos ofreces tus llagas, igual que a los apóstoles el día de la Resurrección, como fuentes del agua viva del Espíritu. ¡Llagas benditas, que fuisteis nuestra salvación! Os adoramos, os besamos con pasión y en ellas saciamos y agotamos nuestra sed de Dios. ASÍ SEA.

 

 

PODEMOS SENTARNOS

 

 

 

 

 

 

TESTIMONIOS

 

Santa Coleta, al levantarse la Hostia en la consagración, vio a Jesús todo llagado, mientras decía “¡Padre! Mira mis heridas, mi cuerpo desangrado, mis dolores y mi muerte. ¡Todo por los hombres pecadores! Que mi sacrificio no sea en vano. ¡Sálvalos por mi amor, por mis dolores, por mis espinas y por mis llagas!”.

 

Jesucristo imprime místicamente en nosotros sus cinco Llagas, conforme a lo de Pablo: “Llevo grabadas en mí las llagas de Jesús”. Lo expresó maravillosamente Santa Verónica Giuliani al narrarnos cómo se le imprimieron a ella: “Vi salir de las cinco Llagas de Jesús cinco rayos brillantes que se dirigían hacia mí. Luego se convirtieron en pequeñas llamas. En cuatro de ellas vi los clavos y en el quinto una lanza de oro toda candente. La lanza me atravesó el corazón de parte a parte, los clavos me atravesaron manos y pies. Sufrí dolores indecibles y me sentí como transformada en Dios. Luego que me quedé llagada, volvieron los rayos de luz otra vez a las Llagas de Jesús”. En cada Comunión, se reitera místicamente en nosotros esta gracia, iniciada en el Bautismo…

 

 

ORAMOS POR EL ETERNO DESCANSO DE LAS ANIMAS DEL PURGATORIO………………E INTENCIONES DEL ROMANO PONTIFICE……………………………………………………

Padre nuestro que estas en el cielo,…………………………

Dios te salve maría, llena eres de gracia,…………………

Gloria al padre, al hijo y al espíritu santo………………

 

Mientras esperamos la Bendición y durante ella, pongamos en manos de JESUS EUCARISTÍA, nuestras intenciones particulares.

 

 

 

 

 

 

 

 

BENDICION

de rodillas

TANTUM ERGO

 

Tantum ergo Sacraméntum,
Venerémur cérnui:
Et antíquum documentum
Novo cedat rítui;
Præstet fides suppleméntum
Sénsuum deféctui.Genitori Genitóque,
Laus et iubilátio;
Salus, honor, virtus quoque,
Sit et benedíctio;
Procedénti ab utróque
Compar sit laudátio.

AMÉN.

Veneremos, pues,

Postrados tan portentoso Sacramento;

y la antigua imagen ceda el lugar

al nuevo rito;

Fortaleza, honor,

poder y bendición;

A la fe eleve

La incapacidad de los sentidos.

 

Al Padre y al Hijo

sean dadas alabanza y gloria,

quien procede de uno y de otro,

le sea dada igual gloria.
AMÉN.

SACERDOTE: Panem de caelo praestitisti,eis.

 

PUEBLO: Omne delectamentum in se habentem.

 

OREMUS: Deus, qui nobis sub Sacramento mirabili passionis tuae memorian reliquisti: tribue, quaesumus, ita nos Corporis et Sanguinis tui sacra mysteria venerari; ut redemtionis tuae fructum in nobis iugiter sentiamus: Qui vivis et regnas in saecula saeculorum.

 

TODOS: AMEN.

 

SACERDOTE: Les diste Pan bajado del Cielo.

 

PUEBLO: Que contiene en si todo deleite.

 

OREMOS: Oh Dios, que bajo este admirable sacramento nos has dejado el memorial de tu Pasión: concédenos, te pedimos, venerar de tal modo los Sagrados Misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre que sintamos continuamente en nuestras almas el fruto de tu Redención, tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS: AMÉN.

 

 

ALABANZAS DE DESAGRAVIO

 

Bendito sea Dios.
Bendito sea su santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la gran Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el nombre de María Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios en sus Ángeles y en sus Santos

 

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                          (Normal)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más fuerte)

Sagrado corazón de Jesús…..en ti confío.                           (Más, más fuerte)

Santa María de Guadalupe Reina de México…..salva nuestra patria y aumenta nuestra fe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

TE INVITAMOS A ASISTIR Y PROMOVER LA HORA SANTA SEMANAL.

EN CATEDRAL TODOS LOS JUEVES, SE EXPONE EL SANTISIMO Y SE DA LA BENDICION.

TE ESPERAMOS ALAS 6:00 DE LA TARDE.

 

DEVUELVA LA PRESENTE COPIA.

POR FAVOR, NO LA MALTRATES.

ARCHIVO DE HORAS SANTAS

“ADOREMUS IN AETERNUM,”

CATEDRAL.

 

Acerca del autor

Deja un comentario

*

captcha *