Contacta con nosotros

MIÉRCOLES – SEMANA VI DE PASCUA


(Hch 17, 15-16. 22-18, 1 / Sal 148 / Jn 16, 12-15)

Es sorprendente la habilidad evangelizadora de San Pablo, estaba tan enamorado de Dios que tenía la capacidad de saber aprovechar todo lo que tenía a su alcance para predicar a Jesucristo, hoy se aprovecha del «Dios desconocido»… ¿te sigues esforzando por conocer más y más a Dios? o ¿ya crees conocerlo lo suficiente?

“Pues bien, yo vengo a anunciarles a ese Dios que ustedes veneran sin conocerlo…” así iniciaba Pablo su predicación a los atenienses, y continuaba diciendo: “Dios no tomó en cuenta la ignorancia de la gente en tiempos pasados, pues ahora quiere que todos los hombres se conviertan, porque tiene determinado un día en el cual ha de juzgar al universo con justicia, por medio de un hombre designado por él, y ha dado a todos la prueba de esto, resucitándolo de entre los muertos.” De allí muchos le abandonaron.

Estamos viviendo un tiempo en el que no podemos olvidar algo fundamental de nuestra fe, la resurrección de un muerto, nuestro Señor Jesucristo; y segundo, que nosotros también resucitaremos. A quienes somos de Cristo, nada ni nadie puede vencernos, ni la muerte. No debemos vivir este como si tratáramos con un Dios desconocido, nosotros hemos conocido y creído en el amor que Dios nos tiene (cf. 1Jn 4, 7-19)

Padre Santo, sabemos por tu Hijo Jesucristo lo inmenso del amor que nos tienes, él mismo nos dijo en el Evangelio que habían cosas que no nos decía porque no teníamos la capacidad de comprenderlas, y aseguró «cuando venga el Espíritu de la verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena», Padre, hay muchas cosas que no comprendemos en estos momentos, te pedimos que fortalezcas en nuestro interior la certeza de tu amor, para aguardar pacientemente lo que tu nos tengas preparado.

(P. JLSS)

Translate »